Emociones. Para trabajar en casa con un libro y muñecos

trabaja las emciones en casa con un libro y un muñeco

Conoce otra forma de trabajar las emociones en casa con los niños, haciéndolos protagonistas de sus propias emociones y herramientas para conseguirlo. 

Si hay algo que tengo claro es que conocer las emociones aporta el conocerse a uno mismo, tener la posibilidad de gestionarlas y poder hacer consciente el “ahora”, permitiéndonos ser y estar tal cual somos.

Pero lamentablemente, nosotros los adultos, tuvimos (la mayoría) un déficit en la educación sobre este tema. Quizás porque en aquella época las emociones no eran muy conocidas más allá de las básicas (aunque todos sentíamos igual que ahora), porque no estaba bien expresarlas y/o porque quizás no era un tema importante a transmitir desde pequeños.

Pero la educación está cambiando y ahora, nosotros adultos, nos hemos dado cuenta de lo importante que es identificar lo que sentimos y hacerlo consciente para poderlo gestionar de la mejor manera posible (aun con nuestros déficit). Por esta razón nos preocupa la educación emocional de los niños.

En casa nos pasa igual, creemos fundamental que nuestros hijos conozcan las emociones, sus emociones; comenzando por las básicas: estoy enfadado, estoy contento, estoy triste, estoy feliz,… hasta las más complicadas. Porque sí, también hay una gama amplia que muchas veces ni nosotros mismos somos capaces de explicar.

Para eso no hay nada mejor que buscar información sobre el tema y estrategias que se acomoden bien a la manera de educar de cada casa. Porque si no se transmite desde dentro, empatizando realmente con el sentimiento del niño, no conseguiremos llegar a identificar esa sensación con una emoción concreta.

A nosotros nos ayudan mucho los libros infantiles, como ya habrás visto. Pero hace poco descubrimos otra manera de trabajar las emociones con los niños y ha sido por medio del dibujo (esto no es nuevo!!) sobre un soporte que lo hace especial: una tela que convertimos en un pequeño cojín o muñeco personalizado.

Parece una tontería, lo sé. Pero si pensamos que los peluches son un juguete básico en toda infancia por el placer de poderlo abrazar, contener, jugar, conectar con él, dormir con él y hasta convertirse en juguete indispensable e inseparable… Pues ahí cambia la cosa, ¿verdad?

Pues hace poco hice el experimento con mi hija pequeña: en un bastidor que utilizaba mi madre cuando aprendió a bordar de pequeña, le coloqué una tela blanca, le ofrecí los rotuladores de tela y le pregunté cómo se sentía en ese momento.

Estaba eufórica porque iba a ir a pasar la tarde en casa de una amiga y su felicidad brotaba a raudales por todo su cuerpo. Creía que era una ocasión y oportunidad perfecta para comenzar a expresar las emociones por medio del dibujo y crear un objeto tangible, achuchable, con una conexión emocional fuerte y que le recordaría a ella tanto la emoción como el momento relacionado.

Así que se puso manos a la obra.

cómo hacer un cojín para trabajar las emociones con los niños

cómo hacer un cojín para trabajar las emociones con los niños. Paso a paso

El resultado final fue esto, un pequeño cojín lleno de color y dibujos que representaban su estado de felicidad. Un cojín al cual abrazar, sentir un vínculo emocional y con el cual jugar también!

cojín para trabajar las emociones con los niño en casa

Fue todo un éxito el experimento. Tal es así que nos hemos propuesto hacer varios expresando aquellos sentimientos que han vivido, ya sean de agrado como de desagrado, que estén relacionados con un hecho concreto.

En eso estábamos cuando Eva de LudoBooks llamó a la puerta y me enseñó su pequeño gran proyecto con sus muñecos personalizados y sus cuentos personalizados. En especial su “Guía de las emociones“. Era como ese complemento perfecto que le faltaba a esta idea!!

libro y muñeco para trabajar las emociones en casa con los niños

Un cuento personalizado y personalizable por uno mismo que habla abiertamente sobre 15 emociones de una forma respetuosa, sencilla, cercana para los niños, lleno de color; sin estereotipos y aportando valores positivos.  Y además podía personalizar a mis dos hijos en el mismo libro con un configurador muy sencillo y completo que te va mostrando en directo cómo va quedando el personaje personalizado. Me llamó la atención que este configurador partiera de una figura asexual y que va encontrando su forma al ir creándola nosotros.

En él también podía poner una foto de cada uno de mis hijos junto a su personaje personalizado para que ellos pudieran asociar rápidamente que esos dibujos eran ellos, y ponerle una dedicatoria con una foto nuestra. Lo encontré muy completo y muy en la línea de cómo nos gusta hacer las cosas en casa: con un valor añadido que aporte una experiencia extra a lo que tengamos entre manos. Pero esa experiencia extra se acabó de completar con los muñecos personalizados que también pueden acompañar al libro que uno escoja y que son los propios personajes del cuento que hemos creado.

libro y muñeco para trabajar las emociones en casa con los niños

Ya sabes que a mí el tema “crear historias” para estimular la creatividad me encanta y que en casa se trabaja mucho; pues estos muñecos son como si hubieran salido del cuento y acompañaran a los niños en su día a día, convirtiéndose así como ese compañero de juego, de confidencias, de vínculos, experiencias y nuevas historias inventadas. Un referente de su “yo” trasladado a un objeto exterior con el que contar, compartir, abrazar, querer y leer. Sí, leer porque lleva un código QR con el que puedes leer el cuento en formato digital si lo escaneas con el móvil.

Pero la verdad, me quedo con la parte de abrazar, querer y crear un confidente de sus momentos; porque a parte estos muñecos traen un bolsillo detrás y eso me encanta. Que, ¿por qué?. Porque es un recurso sencillo para que ellos puedan guardar dentro sus secretos, sus confidencias, sus emociones y todas aquellas cosas que crean importantes de guardar. Ya sea un garabato, un dibujo, una carta o un tesoro; la forma de expresarlo es indiferente, lo importante es que lo saquen fuera, que lo hagan conscientes para que puedan hacer tangible aquello intangible que es un sentimiento o emoción. Y de esta forma tenemos otra manera de comentar con ellos estos temas, respetando siempre la intimidad de este proceso.

libro y muñeco para trabajar las emociones en casa con los niños

Pero todo esto tenía que pasar por el control de calidad de mis hijos. Nuestra idea de crear los cojines de los sentimientos funcionaba pero tener ellos un libro y un muñeco personalizados que hablen de emociones, ¿funcionaría?.

Pues te he de decir que me sorprendió su reacción. Lo primero que hicieron fue abrazar a sus muñecos, se reconocieron al instante! Y seguidamente alucinaron al ver que formaban parte de un libro y que ellos eran los protagonistas del mismo. Que eran ellos quienes expresaban lo que la emoción les causaba, que se identificaban con la historia que servía para explicar la emoción y que entendían lo que podían hacer cuando sentían esa emoción.

libro y muñeco para trabajar las emociones en casa con los niños

El balance final ha sido muy positivo e interesante porque ambos (tanto mi hijo mayor de 9 años como mi hija de 4), están encantados con sus muñecos y con el recurso de la Guía de las emociones que ya duerme en la mesita de noche de la habitación de los niños y nos ha dado pie a hacer un nuevo cojín de las emociones.

Y yo estoy encantada de haber conocido a Eva que, con todo su esfuerzo y en tan solo 10 meses, ha puesto en marcha esta pequeña gran empresa: LudoBooks, llena de valor añadido y de atención cercana y personalizada.

Y yo no te he dicho nada, pero creo que ella tiene una sorpresa en su web!

 

Me encantará saber qué te ha parecido estas ideas para trabajar las emociones con los niños en casa y me encantará conocer cómo lo hacéis en la vuestra. ¡Compartiendo aprendemos todos!

Un abrazo grande,

Yessica

Share

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *