2 juegos para aprender a escribir palabras jugando

2 juegos para aprender a escribir jugando

Cuando sigues la necesidad del niño o la niña y propones juegos que acompañan esa necesidad, te das cuenta que el aprendizaje surge sólo. Descubre invitaciones a la escritura a partir de dos juegos didácticos y varias formas de utilizarlos respetando su ritmo de aprendizaje.

Tengo a mi hija pequeña que con sus 5 añitos está loca por las letras. Hace un año y medio descubrió el maravilloso mundo de las letras, que era para ella como la consecución del dibujo libre, otra forma de expresar lo que sentía, de acompañar sus dibujos y sus juegos…

Como ya te comenté, procuré que conociera las letras de una forma sensorial para que las pudiera aprender sintiendo de manera significativa. Funcionó y siguió su proceso de pre-escritura jugando con ellas.

Letras de lijo inspiración Montessori

En este juego de letras y palabras había muchos momentos de palabras inventadas, letras escritas al revés o mal escritas, palabras que le faltaban letras o que las había pero cambiadas… Todo esto es natural, es un proceso natural que hacen los niños en el camino de la adquisición de la lectoescritura.

Así que tanto desde la escuela como en casa, dejamos que fuera experimentando libremente su descubrir. Y acompañábamos, cuando nos lo pedía, desde una posición de consciencia fonológica.

No soy experta en el tema pero lo que sí sé es que:

La consciencia fonológica es la toma de conciencia de que las palabras están formadas por sonidos y su fin es llegar a establecer una relación entre la unidad sonora de cada una de las letras que forman una palabra hablada (fonema) con la representación gráfica de esos fonemas (grafemas).

Así cuando nos pregunta cómo se escribe tal cosa, hacemos mucho hincapié en pronunciar los sonidos reales de las letras que conforman la palabra. Un ejemplo de cómo suena cada letra (y no el nombre) lo puedes ver en este vídeo que me ha costado encontrar.

Pronunciando el sonido y no el nombre de la letra. Y hemos podido comprobar como poco a poco iba ella misma deletreando por sonido las palabras y conseguía poco a poco, escribir lo que quería, pero lógicamente se dejaba y se deja letras sin poner.

A pesar de comentarle que esto era normal y que todo requiere de un proceso y un tiempo, ella quiere escribir de una forma que le entendamos a la primera y nos pedía aprender y que le enseñáramos.

Veía que esto le producía mucha frustración y a la vez veía su necesidad, entonces me puse a buscar juegos para acompañar este proceso y necesidad de mi hija y fue cuando descubrí dos juegos que me encantaron: Alfabetino y Bananagrams.

Alfabetino y Bananagrams, dos juegos para aprender a escribir jugando y crear provocaciones

Te los quiero explicar porque creo que debe de haber muchos niños y niñas en la misma circunstancia que mi hija y también quiero compartir contigo cómo lo hemos utilizado.

Alfabetino

Con el primer juego que empezamos a experimentar fue con Alfabetino porque es un juego que ofrece una serie de cualidades que me parecen muy interesantes a transmitir:

  • Favorece el orden. Una de las cosas que procuro que tengan (aunque no siempre lo consigo), es que tengan su espacio o mesa de trabajo, lo más ordenada posible. El espacio ordenado ofrece al niño y la niña un lugar sin distracciones favoreciendo la concentración en aquello que tiene delante y, a la vez, crea un ambiente tranquilo, armónico donde se siente a gusto. Pues este orden, Alfabetino lo ofrece al poder tener todo el material de juego ordenado cada uno en un lugar propio, cosa que facilita también el volver a ordenarlo cuando acaban de jugar.
  • Favorece la autonomía. Es un juego que el propio niño o niña puede jugar sin la ayuda de un adulto porque las propias letras y las láminas tienen un sistema que hace que sólo la letra correcta pueda entrar en el lugar correcto con un sistema de encajes. Por otro lado también, visualmente le ayuda el color de las letras que están representadas en las láminas. De esta forma el propio niño o niña irá probando hasta comprobar que está correcto sin nuestra ayuda.
  • Es progresivo. Las láminas están pensadas para ser atractivas, aportar vocabulario práctico en su mayoría y va de palabras más sencillas a más complicadas, acompañando su aprendizaje. También el hecho de que las letras tengan una relación de color hace que aquellos que aún desconocen alguna letra, sepan orientarse y encontrar la correcta.
  • Es portátil. Me encantan que los juguetes se puedan llevar fácilmente a cualquier lado. Nosotros somos una familia que nos solemos mover bastante y me gusta que mis hijos puedan escoger qué llevarse para sus viajes y/o momentos de espera. Por eso, cuando sé que un juego o juguete le va a gustar, me encantan que hayan pensado en la portabilidad: todo queda dentro de un maletín que una vez cerrado, nada se mueve dentro de él. Al abrirse, se juega dentro del propio soporte por lo que las letras no se caen fácilmente.

Alfabetino, un juego para aprender a leer y a escribir jugando

La forma de jugar es muy intuitiva, lo bueno de tener un sistema autocorrectivo es que les lleva al “prueba y error” sin problemas y la gestión de su frustración es muy sencilla porque ya buscan otra forma de conseguir su fin sin necesitar de nuestra intervención.

Alfabetino, un juego de viaje para aprender jugando

Este juego lo recomiendan a partir de 5 años, justo la edad que tiene mi hija ahora mismo pero la verdad, como siempre te digo, no te fijes en la edad de la caja sino en lo que realmente está buscando el niño o la niña.

Yo, por ejemplo, propondría este juego cuando ya están en ese punto como mi hija, que quieren aprender a leer y a escribir pero aún les cuesta colocar correctamente las letras, es decir:

Cuando aparece la necesidad real de querer escribir de una forma más comprensible.

Bananagrams

Este es un juego al cual le tenía muchas ganas porque le veía muchas posibilidades de juego más allá de las que proponen en el propio juego. Te voy a explicar cómo hemos sacado partido a este sencillo y práctico juego para jugar con las letras.

Nombres que empiecen por la letra….

La cena en casa es el momento en el que toda la familia se encuentra y procuramos respetar estos momentos; incluso crear conexión por medio de los juegos durante la sobremesa. No siempre da tiempo pero ponemos nuestro empeño para que esto suceda y para ello suelen surgir juegos rápidos y divertidos.

Uno de ellos apareció a partir de la tapa de un yogur que traía en su interior una letra impresa. Así, cuando abrían el yogur ya estábamos todos pendientes de la letra para comenzar a jugar a “Nombres que empiecen por la letra …”.

Era divertido porque la pequeña aún no entendía qué significaba todo esto pero ella proponía sus palabras y eran bien recibidas.

Ahora ya no están esas letras impresas en los yogures, por eso hemos pasado a utilizar las letras del Bananagrams que si se ensucian no pasa nada. Y es tan sencillo como meter la mano y sacar una al azar y comenzar, por turnos, a decir una palabra.

Desde hace un tiempo la pequeña ya juega aportando sus palabras que empiezan con la letra “tal”, juego que le ayuda a ampliar vocabulario, a pensar en las palabras y las letras y a reírse un rato en familia.

Invitaciones a la escritura

A partir de haber conocido Alfabetino y ver la buena aceptación que le producía a mi hija, pasé a darle una vuelta al Bananagrams en Español y lo adapté con algo que seguro que le iba a gustar: invitaciones al juego.

En casa, aparecen algunas veces pequeñas invitaciones al juego que considero les puede gustar. Una de ellas la creé hace poco con elementos de temporada: otoño.

Ya sabes que el tema de las estaciones y los juegos que podemos hacer en cada una de las épocas aprovechando los elementos naturales que encontramos, es algo que me apasiona y sé que a mis hijos también les gusta.

Así que viendo el interés que tenía por las letras y mi interés por que vayan conociendo los elementos que cada época del año nos ofrece, cree una provocación otoñal con el siguiente material:

  • Alimentos otoñales: compré castañas, granada, calabaza, mandarina, manzana, y otros que no conocían tanto como la chirivía y el membrillo en fruta.
  • Tarjetas con los elementos otoñales. Les saqué fotos a los alimentos e hice estas tarjetas donde le puse el nombre en mayúsculas a cada uno y por detrás lo relacioné con el color del alimento. Las imprimí, corté y plastifiqué ya las teníamos listas para jugar. Estas tarjetas las puedes descargar gratis si te interesan. Sólo tienes que imprimirlas a doble cara y listo.

Tarjetas para aprender vocabulario de otoño

Descargate gratis las tarjetas de vocabulario otoñal

  • Letras Bananagrams. Este juego trae muchísima cantidad de letras, por lo que procuré hacer una selección poniendo aquellas que necesitara para crear las palabras que encontraría en las tarjetas. Puse alguna más para que tuviera que discriminar, pero no mucha cantidad.
  • Cuencos: uno para poner la fruta y el otro más pequeño para las letras.
  • Papel blanco y lápices.

Este material lo presenté en una mesa a su altura de una forma que fuera atractivo. Y a esperar que llegaran y ver qué pasaba.

Pues fue tan fácil como cuando descubrió el juego Alfabetino: puro instinto.

Lo que me fascinó fue que yo no dije nada de lo que debía hacer (como una provocación debería de ser) y ella decidió su juego de la siguiente manera:

provocaciones para aprender a escribir jugando

Tomó una tarjeta, la miro y buscó en la realidad el alimento correspondiente. Aquí me encantaría remarcar la importancia de tener la realidad de las cosas presentes y no enseñar constantemente la realidad a partir de una imagen (ni estática ni móvil). Tocó la pieza, la olió, la giró…

Luego intentó leer la palabra (algunas las sabía sin necesidad de leerla porque la deducía por la imagen), la fue deletreando conforme iba buscando las letras que necesitaba y las iba colocando delante suya.

Pensé que acabaría aquí la cosa pero no, cogió un papel y un lápiz y comenzó a copiar las letras que tenía del juego en el papel. Devolvió el alimento a su sitio, colocó otra tarjeta y vuelta a empezar….

invitaciones al juego didáctico: aprender a escribir jugando

De este juego surgieron reflexiones en voz altas del tipo: “mira que de letras “A” tiene esta palabra y mira, creo que esta es la más larga; ¿a ver?”…. De ahí a preguntarse para qué servía la chirivía (hicimos un caldo donde la pusimos), ganas de abrir la granada y probarla (descubriendo que su piel es dura y… decidieron probar si flotaba…), crear sus propias tarjetas dibujadas y escritas por ella para cada miembro de la familia….

provocaciones didácticas que dan mucho juego

Al ver la provocación para la pequeña, me di cuenta que el mayor también estaba interesado así que otro día le cree una  provocación adecuada para su edad aunque creo que a partir de 7, 8 años también funcionaría bien.

Para él utilicé lo mismo menos el papel y los lápices. En su caso puse todas las letras del Bananagrams y le pedí que las dividiera en vocales y consonantes. A partir de aquí, hizo el mismo proceso que su hermana pero creando un crucigrama. Un poco en el estilo que proponen las reglas del juego Bananagrams.

aprender jugando con las letras

Le encantó crearlo e ir descubriendo la forma que las palabras iban creando sobre el mantel.

Y nos falta acabar de probar la manera real de jugar a este juego pero para mí, que me gusta ir poco a poco e ir buscando juegos que se adapten a sus necesidades, ya me ha valido la pena tenerlo (a parte de que nos lo hemos llevado de viaje y es perfectamente transportable y jugable en cualquier lugar).

Si te interesa ver cómo se juega en realidad, descúbrelo en este vídeo:

Y si te interesa encontrar estos dos juegos para que tus niños y niñas comiencen a coquetear con la escritura y la lectura, los puedes encontrar en Dideco, que a parte de estos juegos, tienen una selección de juegos didácticos que me encantan. Muy de nuestro estilo aunque siempre acabamos haciendo nuestras propias versiones de ellos, como has visto hoy.

Pues eso, que aquí tienes unas cuantas ideas para acompañar este proceso mágico. Si te ha gustado y crees que puede interesar a otras personas, ¡COMPARTE, habrá muchos niños y niñas que te lo agradecerán!!

Un abrazo grande,

Yessica

Share

You May Also Like

2 comments on “2 juegos para aprender a escribir palabras jugando

  1. gemma
    15 noviembre, 2017 at 10:12

    Las fichas son geniales! Espero que no te importe que las readapte al catalán y con letra caligráfica, que mi hija ya con 6 reclama un paso más. Y que buena idea la de las piezas del bananagram. Creo que voy a poner una bolsa de piezas en madera en la lista de reyes. A mi hija le va a encantar.

    • rejuega
      15 noviembre, 2017 at 10:50

      Hola Gemma,

      Claro que no!! Este blog se nutre de vuestras interpretaciones a partir de la inspiración que os pueda generar.
      Como siempre digo: hacerlo vuestro porque nadie mejor que vosotros para saber que necesita el niño o la niña que acompañais.

      Si quieres, puedo enviarte las tarjetas sin texto y ya colocas encima lo que quieres. Si te interesa, escríbeme en contacto y te las envío. Y quien las necesite, también!!

      Genial lo de las piezas en madera, ya sabes que soy muy fan de la madera!! A mí me ha gustado Bananagram porque no sabes en la de sitios que ha estado y menos mal que podían limpiarse… Hasta han estado en las profundidades de la bañera para ser rescatadas… Bueno, esta idea os lo cuento otro día!!! Pero dan para mucho, mucho juego!!

      Un abrazo bien grande y muchas gracias por tu comentario!
      Yessica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *