Cómo utilizar los juguetes para aprender las emociones jugando

Cómo utilizar los juguetes para aprender las emociones jugando

El juego es la forma que tiene un niño de aprender y conocer su entorno y a si mismo. ¿Quieres descubrir cómo los juguetes pueden ayudar a conocerse emocionalmente de forma respetuosa y lúdica? Pasa, mira cómo hacerlo y descubre un ejemplo inspirador.

“Jugar para un niño es la posibilidad de recortar un trocito de mundo y manipularlo” Fancesco Tonucci

Los niños necesitan el juego para entender el mundo que les rodea, para experimentar una situación vivida y/u observada que aún no han sido capaces de asimilar; podríamos decir que es su espacio laboratorio donde poder hacer las mezclas necesarias, sin buscar una fórmula mágica, que le permite inconscientemente darle sentido a lo vivido y/u observado…

Para ello utilizan los objetos que les rodean como elementos que ambientan esa necesidad exploratoria. Esos objetos pueden ser elementos que encuentren por casa o el espacio donde estén y no tengan etiqueta de juguetes, puede ser material sin significado al cual le dan una utilidad o sentido específico y también pueden ser juguetes concretos.

Esto ocurre cuando es el propio niño que busca en su juego libre su propia interpretación de lo ocurrido. Pero ¿qué pasa cuando somos nosotros los que queremos que del uso de un material específico adquieran un aprendizaje concreto que no está basado en su necesidad interna sino en la nuestra?.

Es decir: el tema al niño ni le va ni le viene. Es más, no le interesa o no encuentra sentido. Pero al adulto le resulta un tema que creemos interesante transmitir, enseñar y queremos que interioricen porque consideramos que son competencias básicas para la vida.

Uno de estos temas, sin duda es la educación emocional, que tan en boga está hoy en día en nuestra sociedad y que, considero, un aprendizaje importante que debemos transmitir a nuestros hijos para su auto-conocimiento y el conocimiento del mundo: igual que el juego, solo que este hay que acompañarlo de palabras (emociones) y acciones (aprendizaje de la gestión emocional).

Pero ¿Qué es la educación emocional?

La educación emocional es un proceso de aprendizaje que dura toda la vida donde se explora cómo nos sentimos nosotros ante situaciones de la vida, cómo se sienten los otros y cómo los hacemos sentir; identificando, validando y gestionando esas emociones.

Como te he dicho, es un proceso de aprendizaje que dura toda la vida y que como aprendizaje se puede comenzar a aprender en cualquier momento, nunca es tarde, pero sí que es verdad que si comenzamos en la infancia, les facilitamos a los niños unas herramientas para la vida útiles que le ayudarán a entenderse y entender.

Juguetes para aprender a conocer las emociones jugando

Y aquí volvemos al principio, si para un niño, las vivencias significativas necesita manipularlas para entenderlas, inevitablemente las emociones tendrá que experimentarlas y cuando surjan habrá que acompañarlas validando y poniendo nombre a esas emociones.

Para comenzar, los libros ilustrados sobre emociones son recursos mágicos para compartir, y también el juego libre como hemos dicho antes.

Luego, podemos pasar a juegos y juguetes más concretos que están pensados para hablar directa o indirectamente sobre emociones. Y es aquí donde el niño puede decir que este juguete ni le va ni le viene, estar un momento e irse del juego sin que uno haya conseguido lo que quería.

Aquí debemos leer entre líneas y reconocer que quizás no le interesa, pero si para nosotros es importante transmitirle estas habilidades para la vida, hemos de ser creativos y buscar maneras de acercar este tipo de aprendizaje por medio del juego utilizando o no juguetes específicos.

Pero entonces…

Cómo utilizar los juguetes para aprender las emociones jugando

No hay recetas mágicas, lo que sí

En la educación emocional, por nuestra parte, ha de haber observación consciente, paciencia, constancia y mucha empatía.

Con esta idea te presento una serie de tips que quizás te ayuden o inspiren:

  • Identifica qué tipo de juguete puede resultarle más interesante dependiendo de la etapa del juego en la que se encuentre el niño. Podrás encontrar juegos de mesa, de cartas, de construcción, simbólico, artísticos,… Hay una gran oferta en el mercado muy variada e interesante. En Jugaia puedes encontrar una categoría: “Descubrir las emociones” dedicada a este tipo de juguetes que seguro te inspirará.
  • Lee de antemano las instrucciones de uso. Esto te diría que es útil para todos los juguetes que vengan con instrucciones.
  • Deja que explore el juguete libremente. Quizás te sorprenda la forma en la que lo utiliza y sea más interesante para la conexión con el aprendizaje que encierra, así que no dudes en dejarle que lo explore libremente. Te servirá para evaluar qué sabe sobre el tema, en qué momento está, para inspirarte y darle el uso adecuado que haga de ese juguete, un juguete motivador para acompañarle desde su propio descubrimiento (punto “Necesitan tu ayuda..”) sin necesidad de que impere tu visión…
  • Identifica la forma de presentárselo para que le resulte interesante, atractivo y divertido. Viendo cuál ha sido su relación con el juguete puedes buscar otras formas de relacionarse siguiendo el camino que te ha ido marcando el niño. Porque no siempre tienes que seguir las instrucciones de uso sino que puedes darle la vuelta, poner en marcha tu creatividad y sacar tu propia forma de jugar. Si te interesa ya podrás llegar a la versión original conforme os vayáis sumergiendo en el juguete o empezar directamente por ella si ves que existe una conexión directa. También puedes buscar el combinar juegos para que te de otra forma interesante de jugar más en la línea de los intereses de los niños.
  • Busca un momento en el que todos (adulto / niño) estén receptivos.
  • Necesitan de tu acompañamiento para adquirir el aprendizaje. Si creemos que necesitan aprender algo concreto en este tipo de juego, necesitarán de nuestra presencia consciente para poder acompañar quizás haciendo preguntas donde la respuesta llegue por la reflexión del propio niño y poniendo “nombre” (identificando la emoción…) a aquello que queremos enseñar jugando.
  • Sé constante. Las emociones y la gestión emocional no se aprende de un día para otro sino que necesita de una ejercitación más o menos constante. No hace falta que cada día tengas que jugar con ese juego sino que vayas utilizando diferentes estrategias o herramientas (a modo de filosofía de vida, oportunidades diarias para nombrarlas, libros, juegos, juguetes…). Si el juguete le interesa, déjalo visible para que recurra a él y/o búscale complementos para que ese interés vaya creciendo.

Ejemplo de cómo utilizar los juguetes para aprender las emociones jugando

Suelo buscar juguetes que nos sirvan de herramientas para trabajarlas de forma más distendida y en familia. Y en este caso te voy a enseñar cómo jugamos en casa cuando entra un juguete nuevo sobre este tema, y lo interesante de combinar varios tipos de juguetes que pueden perfectamente ser complementarios.

He escogido dos juguetes para explorar con mis dos hijos de edades y momentos diferentes de juego y crecimiento emocional: uno es el Emötiö (+4 años) y el otro es el Magnéticos Portraito de Djeco (+3 años). Un juego de cartas por un lado y un juego para crear caras combinando piezas magnéticas que no es específicamente para trabajar las emociones.

juguetes para aprender las emocines

¿Por qué escogí estos dos juguetes?

Porque sabía que el juego de piezas imantadas para crear caras: Magnéticos Portraito, iba a triunfar porque están acostumbrados a este tipo de juego y les encanta. Aquello que decíamos de identificar el tipo de juguete que les iba a gustar.

Por otro lado, Emötiö nos proporcionaría las emociones en la palma de la mano; juego de cartas, con un tamaño y un formato diferente con el cual poder idear múltiples oportunidades de juego además del que propone el propio juego.

juguetes para aprender educación emocional

Así, comencé con dejar disponible el material para que exploraran y jugaran libremente. Cuando ya lo habían descubierto propuse la combinación: ¿Cómo representarías esta carta (la miramos y vemos qué emoción es) con las piezas que tienes magnéticas?

juguetes para enseñar las emociones a los niños

Ahí empezó todo un proceso:

Por mi parte seleccionar aquellas cartas de emociones básicas (porque Emötiö tiene muchas detalladas y bastante complejas para mi hija pequeña). Por parte de los niños, ver cómo lo podían hacer con las piezas sueltas que tenían.

Surgió la magia y el interés por parte de ellos con ganas de explorar las cartas y las piezas. En esta acción siempre surgen preguntas que son muy interesantes para acompañar el proceso de exploración tanto del niño como del juego.

Aquí detecté que sería interesante ofrecer la posibilidad de crear nuestras caras así que otro día ofrecí el mismo material pero añadí cartulinas, colores, tijeras y papel imantado para crear nuestras propias piezas faciales sueltas.

juegos y juguetes para conocer en familia las emociones

Con ayuda de las cartas para elegir una emoción, libros sobre emociones y fotos que se iban haciendo para verse la cara que pondrían si tuvieran esa emoción, fueron creando sus propias caras.

Lógicamente que yo las hubiera hecho de otra forma, mejor definidas y acabadas… Pero recordemos que en estas actividades lo importante es el proceso que el niño vive y no el resultado. Así que en ningún momento intervine en el dibujo, sólo les ayudaba ofreciendo ejemplos para que pudieran hacerse su propia interpretación de la emoción: espejo, cámara de fotos, libros, las cartas Emötiö…

Porque lo qué si es cierto, es que las emociones son universales pero cada uno la puede vivir e interpretar a su propia manera. Ver cómo la interpretan también nos puede servir para:

  • Ver cómo viven esa emoción,
  • Detectar si está bien interpretada y entendida, dentro de la interpretación personal.

Aprender jugando sobre emociones y educación emocional

Este juego de crear sus propias caras en un papel y luego pasar las partes de la cara a partes imantadas nos llevó a darnos cuenta de otra cosa curiosa: sobre el papel podíamos reconocer la emoción pero una vez las piezas estaban sueltas y las teníamos que volver a componer sobre Portraitor veíamos que costaba más, que un simple movimiento de pieza podía aparentar otro sentimiento…

De aquí pasamos a observar y a jugar a adivinar qué emoción aparecía en la cara teniendo las cartas cerca. Y de ahí toda una reflexión sobre cómo una persona puede pasar de un sentimiento a otro, cómo somos personas que sentimos cosas siempre, qué cosas nos hacen sentir así y cuales no…

juguetes para niños para aprender sobre emociones jugando

Ya ves que puede dar para mucho. Creo que como en todo, es cuestión de estar atentos sobre aquello que interesa a los niños e ir tirando suave y lentamente de un hilo para poder ir profundizando y conociendo al niño.

Para acabar, que esto se me hace muy largo siempre, te recomiendo que eches un vistazo a Jugaia que ahora está de aniversario y hasta el día 4 de Octubre tiene un descuento directo de un 9% y los portes rebajados!. Encontrarás estos dos juguetes y otros tantos más para trabajar las emociones. Pero sobre todo, encontrarás a dos personas encantadoras que atenderán tus dudas sin problema como hacen conmigo.

juega a descubrir qué emoción represento

NOTA: Si quieres conocer la dinámica real de juego de Emötiö y Magnéticos Portraitoentra en el Link que Jugaia te lo cuenta.

 

Espero que te haya servido e inspirado y si crees que puede ser útil para otros, ¡comparte!.

Un abrazo grande,

Yessica.

Quizás te interesa:

Share

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *