El café del viernes: “La Felicidad y Las pedagogías alternativas”

pedagogías alternativas rejuegaMi café de hoy va de una vivencia dentro de una escuela con pedagogía alternativa y de la realidad que una serie de niños viven en ella. Pero sobre todo en encontrar el equilibrio para disfrutar la felicidad de aprender, de ser uno mismo y, en definitiva, de vivir!

Si estuviéramos tomando un café te preguntaría si has leído un post, que creo está dando la vuelta al mundo, sobre las “40 Escuelas públicas españolas con pedagogías alternativas”. Te comentaría que me resulta una recopilación interesante y relevante en el marco de la educación española. Que me encanta ver que las escuelas están cambiando y empatizando con la realidad que muchos vemos, vivimos y sentimos. Y que tengo la sensación de que la educación va por buen camino!

Si estuviéramos tomando un café te diría que me ha puesto un poco en alerta la gran acogida que ese post ha tenido. Y mi alerta no está centrada en la cantidad de adultos: padres y educadores, que quieren este tipo de educación para sus niños. ¡Eso está genial! Nosotros somos uno de ellos también: creemos que se pueden hacer las cosas de otra manera. Pero mi alerta se centra en el niño que cada uno de nosotros llevamos a esos centros. Mi foco es él!

… Te diría que, por propia experiencia, es difícil ver más allá de esa “euforia colectiva” de formar parte de estos tipos de proyectos. Que te sientes orgulloso de haber conseguido una plaza en esa escuela que tiene alineado tu manera de entender la educación. Que te entregas al proyecto en lo que haga falta y crees que tu hijo allí será feliz!

Pero si estuviéramos tomando un café te contaría, en una especia de confesión, que apaciguar la euforia en un momento dado es necesario para poder observar con nitidez nuestro foco: nuestro hijo. Poder ver su integración en ese ambiente, su desenvoltura y, sobre todo su estado emocional… Porque no podemos ponderar nuestra alegría de triunfo al niño. Porque lo que debería ser prioritario en todo tipo de educación es el bienestar del niño en todos los sentidos y he comprobado que en este tipo de pedagogías alternativas (como en las tradicionales también, ojo), no todos los niños cuadran. No todos los niños se adaptan. No todos los niños son felices en pedagogías tan libres…

Si estuviéramos tomando un café te diría que en ese momento en que te das cuenta de que algo no va bien hay que ser valiente, muy valiente y racional; para buscar otra alternativa, que las hay dentro de estos nuevos métodos de educar. Buscar aquella que se adapte mejor al carácter del niño y dar el paso firme (aunque al principio sea tembloroso). A mí me acompañó en susurro una frase que mi madre siempre repetía:

“…, dame la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las cosas que puedo y sabiduría para poder diferenciarlas” Reinhold Niebuhr.

… Te diría que después de ese cambio, con esfuerzo y apoyo nuestro, el niño se vuelve a encontrar, vuelve a ver el camino, a sentirse seguro consigo mismo y en el lugar. Pero sobre todo, vuelve a sentirse FELIZ! Y yo hoy, también me siento feliz de haber sido valiente, de haber tenido el apoyo incondicional de mi pareja, y de ver cómo nuestro hijo hoy ha vuelto a recuperar su confianza y su sonrisa!

Con casi el último sorbo del café y unos lagrimones contenidos de emociones me levantaría para abrazarte y desearte Felicidad!

Porque la felicidad es, en definitiva, nuestro motor de aprendizaje y el que le da sentido a la vida!

Casi ya despidiéndonos, te susurraría al oído una receta para la felicidad casi infalible: ser una piña y compartir en familia momentos únicos llenándolos de risas, besos, abrazos, caricias, juegos, cosquillas y, por qué no, de cocinar juntos, por ejemplo: nubes caseras para hacer con niños y acabar de tener una tarde especial, valorando lo que tenemos, lo que somos y las grandes cosas que juntos hemos conseguido generar…

Porque la felicidad hay que celebrarla cada día!

pedagogías alternativas rejuegaReceta de nubes caseras de La Receta de la Felicidad

Bueno, ya ves que no siempre es oro todo lo que reluce, ¿no lo crees así?

  • 0

    Overall Score

  • Reader Rating: 0 Votes

Share

You May Also Like

14 comments on “El café del viernes: “La Felicidad y Las pedagogías alternativas”

  1. Neus
    20 marzo, 2015 at 09:30

    Qué post tan bonito y qué valiente. Es verdad que a veces parece que los modelos de educación alternativa sean la panacea, pero como en todos los sistemas, también influye mucho la forma de ser del niño, los compañeros y los profesores.
    Muy valiente tu decisión y muy interesante tu visión. ¡Gracias!

    • rejuega
      20 marzo, 2015 at 09:37

      Gracias Neus por tus cálidas palabras, he notado casi ese abrazo que necesitaba. No ha sido un post fácil de escribir; pero coincidió que estos días hemos visto los resultados más que positivos de nuestra decisión y todas las noticias que nos llegan de los diferentes centros que se van adaptando a esta forma de pensar la educación. Que ojo, estoy totalmente a favor! Nosotros lo practicamos en casa… sino este blog no existiría! Pero en este tipo de pedagogías hay que estar muy pendientes del niño y de cómo se siente para que todo funcione!!
      Un abrazo muy fuerte!

  2. Mª AntoniacCastellana
    20 marzo, 2015 at 11:10

    Es verdad que no es oro todo lo que reluce. Pero no creo que esa sea la frase adecuada para definir o acabar este post. Como en todo en la vida cada persona es diferente, y más los niños y en eso de las escuelas los miedos de los padres.
    Creo que todas las escuelas que intentan cambiar la visión mecanicista de la escuela lo tienen dificil y no ayuda en mucho tu post. Lo siento, esa es mi visión despues de leerlo atentamente. Seguro que en este camino de cambio e incertidumbre no lo haremos todo bien, pero lo intentamos. Siento que tu experiencia no fuera satisfactoria, porque de eso se trata de respetar los ritmos y las posibilidades de cada niño. No siempre es facil encontrar la manera de hacerlo. En eso estamos intentando aprender. Un saludo

    • rejuega
      20 marzo, 2015 at 17:25

      Hola Mª Antonia y muchas gracias por tu comentario y por tu punto de vista. Seguramente que ya has visto la filosofía que se respira en Rejuega, seguramente te has dado cuenta de la importancia que tiene el niño, la educación respetuosa y la creatividad en este blog. Es así porque yo lo siento y lo vivo así: en casa, con mi familia con mis amigos… Soy de las que creo que podemos, cada uno a su manera y posibilidad, contribuir al cambio de esta sociedad en la que vivimos y en la que vivirán nuestros hijos. Y que para ellos necesitamos niños más cualificados emocional y creativamente (entre otras cosas). Soy de las que estoy a favor de los cambios que se van haciendo en educación y soy precursora de ellos allí donde vaya. De hecho Rejuega, se que es inspiración para muchos educadores.
      Soy consciente de que muchas escuelas y que muchos profesores a modo personal están haciendo grandes cosas para cambiar la mirada tradicional de educación y yo estoy a su lado para ayudarlos y apoyarlos en todo lo que pueda.
      Pero también soy consciente, desde hace poco, de que cada niño necesita un tipo de metodología. Que no todas encajas y que lo interesante, como padre y educador, es tener el momento para poder parar a reflexionar, respirar hondo, analizar al niño y evaluar si realmente está a gusto en ella o no. Porque de estas pedagogías alternativas las hay de todos los colores… y considero que es muy rico esta cantidad de colores para poder escoger el que mejor encaje con nuestro niño. Sin necesidad de llegar al otro extremo, que lo más seguro que no encaje con nuestra filosofía de vida.
      Este post no pretende ser una crítica negativa sobre los sistemas educativos alternativos sino una ventana a la reflexión, a ser conscientes de que estos cambios son positivos pero hay unos actores que hay que mirar: los niños, y que si detectamos cualquier indicio, tenemos que saber acompañar para que, si hay que dar un paso atrás, darlo sin problema; buscando otro color para él. No es más que eso. Un pararse a mirar al niño desde su punto de vista y sentir.
      Los educadores estáis haciendo un magnífico trabajo y el que un niño no encaje no tiene porque ser por el maestro… sino porque la metodología en él no va bien. Me costó entender pero cuando me di cuenta, todo fluyó y encajó. Encontramos un color para mi hijo que le iba mejor sin necesidad de tenerlo que poner en un negro ni en un blanco, sino en una alternativa más ajustada a sus necesidades.
      Sin miedos ni culpas sino una realidad más entre muchas o pocas, como se quiera mirar. Aliento a parar y pensar, simplemente.
      Un saludo.

  3. Auroret
    20 marzo, 2015 at 23:30

    Es desolador lo que transmites, me llega tu pesar y lo lamento. Habría que analizar qué es exactamente lo que no funcionó y en cualquier caso creo que vuestra decisión es la mejor posible. Te deseo de corazón que encontréis un lugar donde tus hijos puedan sentirse a gusto.
    Te cuento nuestra experiencia. Nosotros formamos parte de una de esas 40 escuelas y estamos encantados. Nuestro cole somos todos: profesores, padres y alumnos, y cada proyecto que se pone en marcha no sería posible sin el trabajo coordinado de toda la comunidad. Tenemos una trayectoria de más de cuarenta años, no hemos inventado nada, simplemente se defienden principios pedagógicos básicos basados en el respeto a las diferencias, los intereses y los ritmos individuales. El trabajo interdisciplinar basado en proyectos o la evaluación cualitativa son algunos de nuestros pilares. “Los niños de nuestro cole, (dijo una vez una mama) puede que no sean los más listos, pero son niños felices”, es una frase que me acompaña a menudo y que día a día vivo junto a mi familia. Mis hijos son muy distintos, uno de ellos con una extremada sensibilidad y no me imagino su desarrollo desligado de nuestro colegio. El otro, más todo terreno, creo que encuentra oportunidades a cada paso para desarrollar sus potenciales al máximo. Estamos muy contentos.
    Soy madre y maestra y creo firmemente que otra escuela pública no sólo es posible, sino que además es necesaria. El modelo tradicional, tal y como funciona actualmente, tiene tantísimos déficit y comete tantas injusticias y errores que es necesario cambiarla… en fin, podría continuar pero tampoco quiero aburrirte. Espero que encontréis lo que buscáis . En cualquier caso estoy completamente de acuerdo en afirmar que la llave de la felicidad de un niño está dentro del núcleo familiar.
    Un besazo bichero y gracias por la receta de las nubes 😉

    • rejuega
      22 marzo, 2015 at 15:56

      Gracias Auroret por tus palabras y por contarnos tu experiencia!! Claro que hay muchos niños que siguen sintiéndose muy bien en el cole donde iba mi hijo y eso nos alegra porque, lo repito, hemos de encontrar el cole que mejor se adapte a ellos. Y como tú dices, hay que buscar qué es lo que no le funciona o lo que no funcionó para mejorar todos!! Mi hijo ahora va a otra escuela que podría ser catalogada como alternativa pero en un tono medio, y estamos encantados!!
      Y la verdad es que mi intención en este post era transmitir alegría y no desolación… porque para mi la desolación es cuando estas solo y en este paso estuvimos acompañados y arropados por mucha gente. Aunque sí, la decisión se topa puertas adentro!!
      Y sí, estoy totalmente de acuerdo contigo que este cambio en la escuela pública es necesario y que el modelo tradicional ya no funciona!! Apostamos por ello y por este tipo de educación para nuestros hijos… porque allí donde veamos que puede haber carencias por parte de la escuela, intentaremos llegar nosotros, y viceversa!!
      Un beso grande y a disfrutar jugando!!

  4. Lorena
    20 marzo, 2015 at 23:50

    Precioso. Muchas gracias

    • rejuega
      22 marzo, 2015 at 15:57

      Gracias a ti Lorena por estar ahí!! Un abrazo!

  5. mamasconarte
    22 marzo, 2015 at 22:44

    Primero de todo ENHORABUENA por el blog!!! Es interesantisimo todo lo que publicas!! Eres una crack!! Hace tiempo que te seguimos peo nunca nos habíamos lanzado a dejarte ningún comentario, así que allá va el primero: nosotras creemos que el objetivo y la finalidad prrincipal de las pedagogías alternativas (tan de moda actualmente) es el/la niñ@. Pero también creemos que hoy en día se llama pedagogía alternativa o educación libre a toda educación no tradicional, y eso no es así !! Estamos en un momento de cambio, un cambio muy necesario, y todo cambio hasta que se asiente crea confusión, miedos, dudas….

    • rejuega
      23 marzo, 2015 at 14:39

      Bienvenidas Tati y Eva: unas mamás con mucho arte!! Gracias por vuestras palabras y me encanta conocer a aquellos que están en la sombra, como yo también a veces me defino!! Ir poniendo nombres es algo que me encanta y que a la vez, me cuesta mucho memorizar: utilizo mis trucos para acordarme…!!! Con respecto a las pedagogías alternativas, es cierto que utilizar el adjetivo alternativo para englobar cualquier cosa que salga de lo común… quizás es exagerar pero es el término que suena por todos lados y que estoy de acuerdo que habría que pulir más. Pero sea como sea… el foco es el niño. En cualquier tipo de educación el foco al que tenemos que observar y acompañar, es él!! Totalmente de acuerdo!!
      Un beso grande!!

  6. Seño Punk
    23 marzo, 2015 at 19:25

    No sé si es un defecto o una virtud, pero tiendo a ser muy crítica, recelosa y escéptica sobre todo con todo aquello que tiene que ver con la infancia y la educación. Qué le voy a hacer si “pedagogía alternativa” no me parece sinónimo de “lo mejor para los niños”, sobre todo cuando esas pedagogías alternativas vienen con apellido, es decir, que “se afilian” a una metodología concreta y la aplican de principio a fin. Yo creo en la creatividad del maestro, en su capacidad crítica, en que tenga la voluntad de analizar detenidamente cada pequeño detalle de las metodologías que conoce, sin darlas por perfectas por tener ese apellido, y de buscar un equilibrio propio en su práctica. Que se asuma que, aunque se está muy seguro de la propia manera de ver el proceso de enseñanza y aprendizaje, probablemente la metodología que aplica no sea perfecta, ya es de orgasmo xD Y es que estamos tan a disgusto en la escuela tradicional que cualquier alternativa nos parece perfecta. Y puede que lo sea, o puede que no. La verdad es que hasta ahora no me había planteado esta cuestión de que puede que una pedagogía concreta no sea para un niño concreto, pero tiene toda su lógica. Qué bonito es que te hagan reflexionar, y tú casi siempre lo logras. Me alegro mucho de que hayáis encontrado un camino que vaya con tu peque y de que hayas tenido la valentía de dar tu versión de la realidad. Un abrazo.

    • rejuega
      23 marzo, 2015 at 23:23

      Me encantan tus palabras Seño Punk, creo que has expresado lo que pienso desde el punto de vista de un educador y me encanta. Yo también creo en la creatividad del maestro y en la revolución propia dentro de su aula (como diría Tonucci)! También creo en el beneficio para los niños del cambio del sistema educativa; sea en una célula pequeñita del sistema (una clase) como en un gran ecosistema (una escuela con una metodología X), y en todos aquellos que queremos esa idea en nuestras vidas… Pero lo he aprendido a mirar con sentido común, podríamos llamarlo. Y ésto me lo ha enseñado mi hijo, mi intuición y el camino…
      Gracias por tus palabras, siempre bienvenidas en este rincón del mundo! Un abrazo!!

  7. David
    12 abril, 2015 at 22:22

    Enhorabuena por el blog.
    Soy docente de educación infantil y defensor de la educación en libertad del niño y niña. La verdad estoy viviendo mi primera experiencia verdadera como docente de un aula. Tengo la suerte de poseer bastante libertad si bien debo cumplir los objetivos del curriculum. En un principio mi idea era trabajar por proyectos pero muchos de los niños y niñas no dominan la lengua (impartimos las clases em inglés y muchos no son nativos) así que me decanté por trabajo por rincones. Algún profesional me puede explicar pros y contras de uno y otro? como decía soy defensor de la libertad del niño y por ejemplo los dejo salir de vez en cuando, suministro o.pongo a su disposición todo el material. Pero dónde poner límites. Nosotros tenemos las normas de clase y exterior. La clave el respeto del resto y del material y la seguridad. Alguna idea a mayores? Los rincones los cambio todas las semanas. A veces propongo algo,por ejemplo ahora clinica veterinaria pero veo que tengo que estar allí y dirigir bastante la actividad. Sino pues entre ellos hablan su idioma materno y hay muchos problemas de todoa quereenvío ir a un sitio. Me siento a veces mal porque veo que dirigo demasiado, alguna idea o sugerencia?
    Gracias por el blog y permirme opinar.
    Un cordial saludo

    • rejuega
      13 abril, 2015 at 12:46

      Hola David, Gracias a ti por aportar tu experiencia, tus ideas y tus dudas. De eso se trata este blog, de que todos aportemos algo y que entre todos resolvamos dudas. No soy maestra por lo que no puedo aportarte mi experiencia en ese sentido. Espero que algún maestro que esté en la sala pueda dar respuesta más ajustada a esta diferencia que preguntas. Pero me parece que tú mismo te estas dando las respuestas: trabajar por proyectos es a partir de un tema (seleccionado por el profesor o por los alumnos) se trabaja en clase la asignatura que toque o se traspasa ese tema al resto de asignaturas. Y los rincones, son propuestas sugerentes para que los niños exploren según sus intereses y ganas. Lo estoy describiendo a la ligera porque hay muchos matices, ojo! La cuestión es que tienes un tema añadido que es el idioma … No recuerdo clase de inglés donde el idioma general de la clase no saliera y se utilizara… 😉 así que este tema es difícil. Pero si tú ya aplicas esta norma en ti mismo, quizás al ir paseándote por los rincones y comentándoles que te vayan explicando el juego que están haciendo (y que te lo digan en la lengua que estas trabajando), puede ser una manera de ir haciéndoles ver que deben utilizar esa lengua. Por otro lado, por que no buscar rincones basados en cosas características a esa lengua: pocos rincones pero muy específicos… O preguntarles a ellos cuales rincones les gustaría tener… Otra idea que a mi me encanta, es reservar el último tiempo de clase para generar una conversación sobre lo que acaban de hacer o cosas que le interesen y ponerlo en común. De esta forma empezarían a coger soltura sobre la lengua a trabajar y reforzando y aprendiendo vocabulario…
      No se si te he podido ayudar pero desde luego te felicito por las ganas de aplicar otra manera de hacer dentro de las posibilidades que te dan. Un saludo grande!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *