Niño concentrado, niño feliz

concentración_rejega

“… y él debe descubrir cómo concentrarse”. Nosotros, como padres, debemos estar atentos a sus necesidades específicas, a sus intereses y su etapa evolutiva, para ofrecerle material acorde al período en el que se encuentra. Porque este material será el que le llame a investigar, experimentar y concentrarse en aquello que le gusta. Pero que le guste desde su necesidad interna; esa necesidad que lleva al niño al conocimiento. La acción generará muchos errores, pero si le dejamos, si no intervenimos, esos errores son factores que contribuyen a desarrollar en él un interés que fomenta su concentración. Y no me refiero a la concentración que genera la tele, el ordenador ni nada tecnológico.

Me refiero a la concentración, ese estado de la mente que permite centrarse en algo concreto, que es la base para el aprendizaje. Sin concentración no asimilamos lo que aprendemos en ningún momento de nuestras vidas. Por lo que considero que es algo que se ha de fomentar desde pequeños y el juego adecuado puede ser una manera.

Maria Montessori dice: “La concentración es el elemento esencial para el desarrollo del niño…” Y en la metadología Montessori, lo buscan favoreciendo espacios de juego y experimentación: ordenados, sin estímulos externos, cuidados y con el material apropiado según la edad.

Yo lo encuentro muy lógico y me gusta esta idea de generar espacios de juego para fomentar la concentración, porque fórmulas para ello hay miles y de muchos tipos. Lo bueno es que esta idea la podemos llevar a casa facilmente:

  • Ofrecer espacios seguros y limpios de estímulos, con pocos juguetes accesibles y que no estén a la vista. Y a ser posible, con poco ruido y pocas interferencias.
  • Buscar un espacio de juego propio (por lo menos que suela ser el mismo), para crear el hábito del juego relacionado a un espacio X.
  • Ofrecer juguetes adecuados de a poco.Yo en casa procuro que cuando se acaba de jugar a un juego, se recoja antes de sacar otro.
  • Adulto como observador; dejándole hacer, sin facilitarle las cosas; sólo acompañándolo y ayudándole a mantener el orden.

No siempre se consigue concentración absoluta en cada juego y casi nunca la primera vez, pero es también un aprendizaje; poco a poco, paso a paso. Cuando ha dado con aquello que le ha enganchado, es impresionante ver el grado de concentración que un niño puede llegar a adquirir. Realmente se puede llegar a sentir la felicidad que genera su logro interior. Lo intentaba describir en el post ¡Déjales jugar!

Y tú, ¿qué opinas de la concentración por medio del juego?

Sobre Maria Montessori

Fue muchas cosas pero sobretodo destacó por su pedagogía y su renovación de la enseñanza (en un principio en Italia y luego en todo el mundo), con su particular Método Montessori, dirigido sobre todo a niños de preescolar. Su método propone la máxima libertad posible para el niño a la hora de aprender, ofreciéndole el material adecuado y la oportunidad de aprender por sí mismo y al ritmo que dicte su propio desarrollo.

 

  • 0

    Overall Score

  • Reader Rating: 0 Votes

Share

You May Also Like

4 comments on “Niño concentrado, niño feliz

  1. ¡Mamá qué sabe!
    7 abril, 2014 at 16:21

    Ohhh, sí, sí, sí! Eso es la filosofía de andar por nuestra casa! ♥ Es respetuosa y muy productiva, generando un niño en constante crecimiento personal de la mano de la felicidad!
    Me encanta!

    • rejuega
      7 abril, 2014 at 16:26

      Tal cual, en la nuestra también! Ya te dije que estábamos en sinfonía! Me alegra que te guste. Un abrazo fuerte!

  2. Ruth Herrera
    4 mayo, 2015 at 03:24

    Me gusta la Metodologia, los rincones de aprendizajes son importantes para que el nin@ vaya descubriendo sus potenciales y desarrolle su libertad Como actitud permanente de vida. Es el imicio para continuar con las etapas de desarrollo del pensamiento cientifico de Piaget

    • rejuega
      4 mayo, 2015 at 10:31

      Gracias Ruth por tu aportación! Los rincones de aprendizaje (sobre todo en los colegios), o la disposición adecuada de material en la zona de juego (sobre todo en casa), son espacios muy especiales para los niños, porque si van a ellos es porque se sienten estimulados por lo que alli encuentran (o curiosidad, al menos), y también descubren un espacio en calma donde poder estar y poder concentrarse. Adquirir este hábito (que el adulto facilita), favorecerá a su desarrollo en todos los aspectos y a la vez que le aportará variedad de conocimientos necesarios para la resolución de problemas conforme vaya creciendo!! Un abrazo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *