Si de veras quieres ayudarme… Un poema para reflexionar

si_quieres_ayudarme_rejuegaSi de veras quieres ayudarme… es un poema que puede cambiar tu mirada hacia los niños, tu interacción con ellos, tu forma de pensar. Para un momento en este mundo frenético y reflexiona sobre las acciones como adultos y sobre la individualidad, autonomía y majestuosidad del niño. Te dejo con un poema inspirador y revelador…

Si de veras quieres ayudarme:

No camines por mí, déjame caminar por mi camino;

No hables por mí, déjame hablar y escúchame;

No llores por mí, déjame llorar y acompáñame;

No decidas por mí, déjame elegir y respeta mis decisiones;

No te arrojes al agua por mí, déjame que aprenda a nadar;

No me impongas tu experiencia, déjame hacer la mía;

No aciertes por mí, déjame aprender equivocándome:

Porque yo crezco más con mis errores que con tus aciertos.

René Trossero

si_quieres_ayudarme_rejuega_02Hace años que leía casi cada día este poema. Estába colgado en diferentes zonas de la escuela de preescolar a la que han ido mis hijos. Es un poema que desde el primer día que lo leí me cautivó, me llevó a reflexionar y me enseñó otra manera de pensar y de actuar. Quizás por él estoy hoy aquí escribiendo….

Léelo nuevamente, por favor… te espero… Tomate tu tiempo antes de seguir: saboréalo, digiérelo, interiorízalo…

Cada una de estas frases encierran acciones que, seguramente, vemos reflejadas en nuestro día a día al relacionarnos con nuestros niños: cuantas veces nos adelantamos a sus movimientos, sus propios pensamientos, a sus respuestas, a sus llantos, a sus aprendizajes… Y NO NOS DAMOS CUENTA de todo aquello que les privamos con estas acciones. Pueden ser acciones mecánicas, ya sean culturales o por falta de tiempo o cualquier otra razón que llevamos dentro… Pero muchas veces no somos conscientes, o sí, de las experiencias que les evitamos vivir, de los aprendizajes que no llegan a experimentar, del sentir que les impedimos sentir siendo este sentimiento fundamental para su crecimiento interior.

Si lo hacemos en las acciones de nuestro día a día… plantéate esto mismo en el momento del juego de tus niños. Cuantas veces le acercamos el juguete porque “no llega”, para que “no llore”, o adelantamos una historia que quizás estaba solito maquinando en su cabeza para luego contárnosla… Cuantas veces le elegimos nosotros mismos el juego que ha de jugar sin opción a elección, al diálogo… Sin opción a descubrir por sí mismo que es lo que necesita en ese momento, sin opción a aburrirse si hiciera falta.

Cuantas veces le hemos puesto las piezas de puzle como iban porque veíamos que no las colocaban bien, le hemos pintado su lámina, construido su torre porque se le rompía cada vez que la armaba, subido los escalones del tobogán porque no llegaba… Y tantos otros ejemplos que yo también he vivido en mis propias carnes y con mis propios sentimientos…

Hoy, después de unos años compartidos con niños sigo viendo este poema como una gran verdad, como una herramienta de concienciación, como una realidad que nos hemos de ir revisando para no caer en las acciones pasadas, pisando un terreno que no nos corresponde pisar porque quien lo ha de pisar son esas pequeñas personas a las cuales acompañamos en la construcción de su propia vida.

si_quieres_ayudarme_rejuega_01Hoy, después de unos años compartidos con niños, en los cuales muchos errores he cometido y sigo cometiendo aunque los intento evitar, he descubierto y aprendido muchas cosas que me gustaría compartir contigo a modo de reflexión:

  • Deberíamos creer más en los niños. Los niños, si les damos la oportunidad, nos enseñarán todo lo que son capaces de hacer por sí mismos y en ese momento nos sentiremos maravillados y orgullosos de estar a su lado.
  • Deberíamos permitirles equivocarse. De los errores hemos aprendido todos y evitárselos no hace más que retrasar un aprendizaje que quizás llegue tarde.
  • Deberíamos dejar expresarse y escuchar lo que nos quieren decir, lo que piensan y creen. Porque son pequeños, sí; pero no por ello tienen pensamientos menos importantes que los nuestros.
  • Tienen sus propios gustos. Y hemos de aceptar que quizás no estén alineados a los nuestros. Es una realidad aunque vivamos en la misma casa y vean nuestro propio ejemplo. Ellos tienen su propio criterio y es totalmente considerable.
  • Tienen su propio ritmo de actuar, de jugar, de aprender, de descansar… Igual que nosotros, por lo que también se lo debemos respetar como nos gusta que respeten el nuestro.
  • Los niños saben jugar. No hace falta que le enseñemos ni que estemos todo el día jugando con ellos o proponiéndoles juegos. Lo que conseguiremos es que sean más dependientes nuestros, menos imaginativos y menos resolutivos. Ojo, esto no quiere decir que no le enseñemos cómo se juega a ciertos juegos o cómo se hace tal cosa; me refiero al juego libre, ese juego que surge del propio niño. Y ojo, que tampoco quiero decir que no tengamos que jugar con ellos. Me refiero a que también hemos de dejar que los niños jueguen solos, y disfruten de su propio momento!
  • Los niños se tienen que aburrir. Es un estado previo, perfecto, a la eclosión de nuevas ideas, de nuevos juegos… Es un beneficio total para el niño, por lo que no debemos criticar, sino darle el tiempo para que se lo gestione y supere.
  • El niño es el niño y nosotros somos nosotros. Somos cada uno: UNO. Individuales. Autónomos. Dejémosles ser ellos mismos y que no sean el reflejo de nuestros gustos, de nuestros miedos, de nuestros fracasos… Y busquemos también el tiempo para cada uno, nuestro propio tiempo. Es difícil pero es importante para el desarrollo y crecimiento de cada uno.
  • Los niños son maestros. Son grandes maestros de los cuales los adultos deberíamos pararnos a observar y aprender. Su juego nos enseña de ellos pero también de nosotros, de los valores, de las prioridades… Observa en silencio y maravíllate de su grandeza!

si_quieres_ayudarme_rejuega_03¿Qué te han parecido? Yo podría seguir con alguna más que seguro me dejo en el tintero, pero creo que con estas reflexiones hay suficiente material para que cada uno llegue a sus propias conclusiones. Espero que te resulte interesante el poema tanto como a mi cada vez que lo leo!

Quizás te interesen:

Share

You May Also Like

10 comments on “Si de veras quieres ayudarme… Un poema para reflexionar

  1. Natalia (@mimamiblue)
    10 febrero, 2015 at 09:10

    ¡¡BRAVO!!

    • rejuega
      10 febrero, 2015 at 10:09

      Gracias Natalia!! Recién salido del corazón… o inclusive un poco más allá!! Un abrazo!

  2. Amalia
    10 febrero, 2015 at 15:09

    Realmente hermoso, felicitaciones

  3. Amalia
    10 febrero, 2015 at 15:10

    Realmente hermoso. Felicitaciones

    • rejuega
      12 febrero, 2015 at 11:56

      Gracias!! Como escribía… ésto es una de tantas cosas que me hicieron encontrar mi manera de interactura con los niños, y sobre todo con mis hijos. Porque el resto estaba en el origen, en lo que mis padres me transmitieron de pequeña, las vivencias que compartimos junto en familia, los valores, la empatía… Por eso: gracias mamá! Amalia te lo debo a ti también!! te quiero!!

  4. Lorena
    17 febrero, 2015 at 13:03

    Qué buen post!! Cuánta razón en los versos y en todo lo que añades. Me ha encantado!!

    He pasado por tu blog porque somos compis de curso 😉
    Te dejo mi blog por si te apetece echarle un vistazo. Moda y lifestyle! Gané el pasado año el Premio Nacional del canal Divinity y la plataforma Wloggers, al blog más original 😉

    Besazos!!

    http://www.preparadaslistasya.com

    • rejuega
      17 febrero, 2015 at 22:12

      Gracias Lorena! Encantada de recibirte en esta ‘casa’. Me paso por la tuya y nos encontramos en el curso! Un beso!

  5. mirari
    6 junio, 2015 at 07:26

    qué bonito poema!!! lo cierto es que muchas veces caemos en esos errores… creo que me voy a copier el poema e imprimirlo!

    • rejuega
      8 junio, 2015 at 10:22

      Es una muy buena idea Mirari!! Yo lo veo cada día cuando voy a dejar a mi hija por la mañana y te aseguro que le echo una ojeada!! A mi me ha servido mucho para parar, para observar, para mirar diferente, para amarlos tal como son!! Un abrazo grandote!!

  6. Diana
    30 abril, 2017 at 20:14

    Sí totalmente….cómo es lindo escucharlos cuando juegan y no nos ven que estamos ahí espiando! jaja HERMOSO el poema

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *