10 Ideas para jugar con agua en verano y en invierno

Ideas para jugar con el agua durante todo el año y preservar el asombro natural del niño

Más de 10 ideas (y extras al final) para jugar con agua con los niños, donde cada propuesta está pensada como una provocación al juego y experimentación, y donde la lentitud y el respeto al asombro del niño son dos valores básicos en ellas.

Hola, cuanto tiempo sin leernos. Antes de que empiece a contarte varias de las ideas a las que nos gusta jugar con el agua, déjame que me disculpe por mi ausencia. Si me sigues por Instagram o Facebook sabrás que he estado de mudanza y esto supone un antes y un después en la vida de una persona y que hay que tomárselo con filosofía. A parte, se junta las necesidades familiares y entonces, ya tenemos el tiempo invertido en aquello que realmente necesitaba en esos momentos de mi presencia. Pero la verdad, me ha servido para reorganizarme y coger energía para empezar con más ganas!!

¡Así que empezamos la temporada de verano!!

Por todos es sabido que el agua, junto con la tierra (y arena) son materiales que a todo niño le atrae.

El agua, la tierra y la arena son elementos que nos conectan con la naturaleza, con nuestra naturaleza y orígenes. Materiales que nos permiten experimentar, probar, combinar y jugar más allá de lo que se puede esperar de ese material.

Por eso considero al agua, un material que debería de estar disponible como material de juego en la infancia, más allá del frescor que nos proporciona en esta época del año.

A parte de esta conexión, el jugar con el agua proporciona al niño una serie de beneficios:

  • Favorece la exploración y experimentación de forma natural. Cuantas veces hemos visto a un niño observar como caen las gotitas de agua de sus dedos, cómo mezclan en el agua cualquier tipo de elemento para ver qué pasa, como, instintivamente juegan al trasvase si las condiciones se lo permiten….
  • Crea momentos de aprendizaje significativo. Todo lo anterior genera un aprendizaje que se queda en el niño de una forma más firme y consciente que de otra manera sería más difícil de entender: gravedad, fluido, disolución, cantidad, etc. a parte de todo el trabajo de motricidad que se pone en juego en el manejo del agua.
  • Favorece la concentración. Un elemento tan escurridizo e hipnótico como el agua hace que cualquier niño se quede embelesado observándola. Este hecho hace que pongan en práctica su capacidad de observación y concentración.
  • Favorece la psicomotricidad fina. Controlar un material de este tipo, a parte de concentración, necesita de un relativo dominio de las manos (dependiendo del uso). Jugar con el agua lleva a ir desarrollando la capacidad motriz y la coordinación ojo-mano. Tan importante para la escritura.
  • Desarrolla la creatividad. Es un material que no es nada pero puede ser todo por lo que en manos de un niño y con unos u otros materiales no estructurados, puede llegar a ser aquello que él quiera que sea: un mar lleno de tiburones, una poción mágica, sopita, etc.
  • Ideal para jugar en el interior y exterior y durante todo el año. Es un elemento que podemos utilizar tanto en casa como en el aula y en el exterior tanto en verano como en invierno.

Si esto que acabas de leer te ha interesado, te invito a que mires las propuestas de juego que te sugiero para hacer con el agua.

Son propuestas lentas, que pretenden preservar el asombro natural del niño y dar valor al propio elemento como material rico de juego y aprendizaje.

Por eso estas propuestas van sin mayores artilugios sino con sencillos elementos (si los hay) que acompañan el descubrimiento del elemento en sus diferentes variantes y pueden servir a padres, madres, maestros, monitores, abuelos, tíos… como fuente de inspiración para ofrecer invitaciones al juego y para disfrutar observando.

Ideas para jugar con el agua

1. Descubrir la sensación del agua en el cuerpo como juego

La primera idea no podría ser otra que el simple descubrimiento del agua, donde el simple hecho de entrar en contacto con ella con nuestro cuerpo es toda una experiencia. Y por qué ponerla la primera, pues porque muchas veces no damos valor a este sencillo hecho y es la primera reacción que verás hacer a un niño que descubre agua en algún lado o abre el grifo y deja correr el agua sin tener la obligación de lavarse las manos: ¡querer tocarla!

Dejar experimentar el agua con las acciones cotidianas

Lo pongo porque es una actividad sensorial maravillosa, que necesita de nuestro permiso y de tiempo para desarrollarla. Ese tiempo y nuestra NO interferencia, le permitirá explorar la sencillez de meter las manos y ver las gotas caer, explorar la profundidad, la temperatura del agua, la resistencia al moverla… O saltar sobre los charcos o mojarse en un día de lluvia.

el placer de experimentar la naturaleza: la lluvia

Algo tan sencillo, divertido y didáctico que te invito a que recuerdes para que empatices con el niño cuando lo veas disfrutar como tú lo hacías en tu infancia. ¿Una ayudita para ponerte en su piel?. Mira este vídeo.

2. Sopitas, potingues y brebajes para jugar con agua

Otro básico que todo niño recurrirá para jugar, si le dejamos, es mezclar con el agua cualquier otro elemento que tenga en el entorno. Es el momento en que aparecen esas sopas, potingues, brebajes o como quieran llamar que siempre nos invitan a probar.

Es interesante propiciar estas actividades porque sin darse cuenta estarán probando:

  • Las propiedades físico-química del elemento (se disuelve o no, flota o no, etc),
  • Su creatividad. Esa mezcla rara que tu vez es algo interesante y valiosa en su mente y le proporcionará un interesante y rico juego simbólico.
  • Experiencia sensoria: ya sea táctil, olfativa, auditiva y visual, estas mezclas son puro juego sensorial.

Jugar a hacer sopitas: el juego simbólico por excelencia

Para ello es tan simple como ofrecer, según el entorno donde se vaya a jugar, diferente materiales:

  • Un recipiente donde hacer la mezcla.
  • Utensilios para revolver (aunque no siempre es necesario porque un palo ya es una buena cuchara).
  • En la naturaleza:
    • Tierra, arena, hojas, flores, hierbas, palos, piedras…
  • En un espacio interior:
    • plantas, jabón líquido, colorante, semillas, especias, …

3. Jugar a trasvasar agua

El trasvase es un ejercicio de la vida cotidiana; lo vemos reflejado cuando nos servimos un vaso de agua, cuando llenamos una jarra, regamos las plantas, nos lavamos la cara… Pues este tipo de juego prepara al niño para dominar, poco a poco, estas sencillas pero importantes tareas.

jugar a trasvasar agua, un juego ideal para hacer con niños

jugar a trasvasar con agua

Para este tipo de juego es interesante facilitarles:

  • Una fuente de agua. Puede ser un grifo a una jarrita pequeña con agua.
  • Diferente tipo de contenedores, no muy grandes y adecuados a las manos del niño. Los contenedores pueden ser plásticos y/o de cristal grueso para así también favorecer la sensorialidad en el juego.

jugar a trasvasar agua: un juego fundamental en la infancia

El juego es tan sencillo como ofrecer este material y dejar que vayan explorando: al principio meterán la mano en el agua directamente, luego querrán pasarla de un recipiente a otro rebasando la cantidad que pudiera entrar, experimentando el concepto de cantidad; y así poco a poco su juego irá evolucionando y descubriendo la precisión y otras posibilidades de juego y aprendizaje.

IMPORTANTE: Puede resultar un recurso interesante para que nos acompañen en la cocina mientras cocinamos y evitar la exposición de más a las pantallas.

4. Jugar con la naturaleza del agua

La propia naturaleza nos ofrece el agua como recurso de juego. Ya dijimos que un charco o la lluvia es ya un juego por sí solo en la mente y movimiento de un niño. Pero también un río, el mar lo son. Dejarles explorar qué ocurre cuando interfieren en su curso, explorar qué encuentran en él, qué ocurre si… les ofrecerá no solo posibilidades de juego sino de aprender de sus características.

sacarle partido a los recursos naturales de la naturaleza como elemento de juego: el agua

Tomando las precauciones necesarias y explicándoselas al niño, debemos permitir el contacto del agua en su estado natural con los niños y acompañarlos con preguntas, si lo creemos oportuno, para que por sí solos vayan descubriendo las características propias del elemento.

  • ¿Cómo está el agua cuando metes la mano?
  • ¿Qué crees que ha ocurrido cuando has puesto la cascara de nuez en el río?
  • ¿Por qué crees que va tan rápido? …

5. Jugar con las huellas que surgen del agua

Otra característica del agua es que moja y mojados dejamos nuestras propias huellas. Dejar que los niños exploren esta característica por sí solos será un gran regalo para ellos. La reacción es preciosa.

jugar con agua: qué huellas deja nuestro cuerpo?

Pero para los que ya son grandes y ya la han descubierto, jugar a dejar la huella escribiendo letras y palabras con ellas, ver cuánto tarda en “desaparecer” y volver a probar, es todo un mundo sencillo y lento de diversión.

6. Experimentos con agua para aprender y jugar.

El agua es un elemento que sale en muchos experimentos y los hay muy sencillos para hacer con niños: ya las sopitas lo son!

Pero uno que es muy simple y que les deja fascinados es teñir el agua y disfrutar viendo cómo el colorante se va disolviendo en el agua haciendo toda una danza de color.

experimentos con agua para niños

Pero también hay muchísimos otros que son espectaculares. Te propongo un par que hemos hecho y que nos han dejado alucinados:

7. Jugar con botellas sensoriales

En casa nos gusta observar y las botellas sensoriales que llevan líquido dentro, son todo un mundo de observación y concentración. Así como en la foto anterior pudimos observar cómo se mezcla el colorante con el agua, podemos hacer botellas sensoriales con diferentes líquidos para obtener unas u otras cualidades hipnotizantes también.

botellas sensoriales para jugar y aprender

Necesitarás tener variedad de:

  • Botellas transparentes.
  • Líquidos como: agua, aceites y glicerina.
  • Colorantes alimenticios.
  • Objetos pequeños para hacerlo más atractivo: caracolas, purpurina, mini muñequitos…

Te aconsejo que os lo toméis como un experimento donde poder ir probando y, si queréis, apuntando lo que se va agregando y observar qué pasa. Así podréis hacer botellas de colores para jugar con el sol, botellas con densidades diferentes para ver cómo se comportan los objetos, etc.

Ideas para jugar con el agua en verano

Estas ideas se pueden hacer durante todo el año pero lo que sí que es cierto es que en verano se agradecen y a los padres nos da menos reparo si se mojan. Vamos a verlas.

8. Pintar con agua

Pintar con agua, otra forma sencilla de jugar

El agua puede ofrecernos descubrimientos mágicos tan sencillos si juntamos simplemente una superficie seca y un cubito de agua. Pueden explorar con los dedos, con pinceles de diferentes medidas o incluso con una pistola de agua para los más grandes.

Pueden probar de pintar sobre el suelo y si hay sol, mejor porque descubrirán cómo se va secando y que si quieren acabar un dibujo han de ir rápido!

pintar piedras con agua: una actividad mágica

También puedes ofrecer otros objetos como piedras que al contacto del agua cambian de color, enseñándonos toda su verdadero esplendor.

9. Ideas para jugar con hielo

Es decir la palabra hielo y ya tienes a todos los niños a tus pies, así que te voy a dar una serie de ideas para que podáis jugar y experimentar con el hielo ya sea en casa, en la escuela o el exterior. Estas ideas son ideas que pueden ir evolucionando conforme vayas viendo cómo interactúa el niño con el material que ofreces. Ya verás cómo:

  • Cubo sensorial. Llena un cubo de agua y agrégale cubitos de hielo. Déjale que explore. En otra ocasión puedes agregar algunas figuras o piedrecitas, caracolas… Podrá jugar a rescatarlas del fondo, a ver cuales se hunden y cuales no…
  • Juego sensorial: explorar la temperatura del agua. Otra propuesta sensorial divertida es poner 3 cubos; uno con agua normal, otro con agua caliente y otro con agua con hielo (recuerda ponerle agua al hielo para que no se les quede pegado). Y dejar que exploren tanto con las manos como con el resto del cuerpo. Luego, ofrece más recipientes para que juegue al trasvase.

jugar con hielo y explorar

  • Crear hielos con flores para observar y jugar. El proceso de creación de los hielos es curioso y requiere de tiempo (un concepto que cada vez es más escaso entre los niños que creen que las cosas son inmediatas). Trabajar el proceso es la mejor forma de enseñarles que las cosas llevan su tiempo y que requiere de una serie de pasos. Para que sea más interesante podemos hacer que los hielos lleven flores. El efecto, una vez congelados, es sorprendente. Luego podemos jugar a hacer construcciones con ellos. Tienes aquí el paso a paso.

pintar con hielo

  • Pintar con hielo. Igual que en el caso anterior, tenemos la oportunidad de seguir el proceso para luego tener unos hielos de colores para pintar. También te lo explicaba aquí para hacerlo paso a paso.

10. Ideas para jugar con globos de agua

Un básico de toda infancia más o menos actual es jugar con los globos de agua en verano. Y puede parecer una actividad insignificante pero en ella hay varios aprendizajes que irán adquiriendo con la práctica.

jugar con globos de agua en verano

Te sugiero algunas ideas que puedes probar con tus niños:

  • Sopa de globos. Para los más pequeños, una opción es llenar un cubito con agua y darles globos de agua de diferentes tamaños de llenado como otros sin agua para que vayan viendo las diferencias: unos pesan más que otros, otros se pueden volar, flotan más, flotan menos…
  • Juego cooperativo con globos de agua. Por parejas hemos de conseguir llevar el máximo número de globos de un punto a otro punto. La dificultad reside en que el globo se ha de llevar entre las barrigas de las dos personas sin que se caiga. Si se cae, se vuelve a empezar. A esto podemos agregarle música y todo lo que se te ocurra.
  • ¡Globo va! Este es un muy divertido juego en el cual se necesitan dos equipos, dos fulares grandes y globos de agua. Cada equipo tiene su fular bien tensado entre los miembros del equipo y el juego consiste en enviarse el globo lleno de agua de fular a fular sin que caiga al suelo. Cuando se lanza el globo al otro equipo, han de gritar: ¡Globo va!
  • A quién le tocará. Un circulo de niños y un globo. El globo va de mano en mano (puede cantarse una canción mientras se va pasando), se empieza despacito pero poco a poco se va pasando más rápido hasta que el globo cae y moja a quien le haya tocado.

Pero hay algo de los globos de agua que no me gusta y es cuando quedan todos los trocitos tirados por el suelo. Hay globos de agua biodegradables pero la mayoría de los que utilizamos no lo son, por eso cuando acabamos de jugar con este tipo de material propongo otro juego:

  • Campeonato de globos pinchados: ver quién recoge más globos pinchados del suelo. Y funciona!!! Y el espacio queda limpio y seguro para otros niños.

EXTRA. Ideas para jugar y mojarse con agua

Pero con el calor lo que apetece es mojarse así que te dejo unas cuantas ideas extra para niños un poquito más grandes, que este verano nosotros vamos a probar. A ver qué te parecen…

Ideas para niños para verano

Llena la botella · Traspaso de agua · A ver quién NO se moja · Piñata de verano

  • Llenar la botella: juego por equipos donde llenar las botellas que están en la cabeza de nuestros compañeros con pistolas de agua.
  • Traspaso de agua. El agua se ha de llevar de un recipiente a otro, pasándolo de recipiente a recipiente. Procurad que no caiga mucho por el camino.
  • A ver quién NO se moja. Fabricar una ducha casera para correr a NO mojarse debajo de ella.
  • Piñata de verano. Esta idea me hizo acordar a la propuesta de piñata cooperativa que te propuse pero en este caso rellena de agua para refrescarnos.

Y hasta aquí nuestras ideas para jugar con agua todo el año. Espero que te inspiren y si tú tienes más: COMPÁRTELAS EN COMENTARIOS. Nos encantará leerlas y seguir inspirándonos y probando cosas nuevas!

Un abrazo grande,

Yessica.

Quizás te interese:

 

Share

You May Also Like

2 comments on “10 Ideas para jugar con agua en verano y en invierno

  1. Llena
    30 octubre, 2017 at 15:47

    A partir de qué edades serían estas actividades?

    • rejuega
      31 octubre, 2017 at 13:44

      Hola Llena,

      Si te fijas, no suelo especificar las edades de las actividades porque creo que no es tanto por la edad lo que nos deberíamos fijar sino la necesidad del niño y la niña y su grado de desarrollo. Lógicamente, teniendo siempre en cuenta las normas de seguridad y el acompañamiento adulto para el cuidado del menor.

      Siempre puedes probar a ver qué le parece y si no le interesa, quizás has de esperar un poco más o ya no le es interesante.

      Y recuerda siempre empezar de menos a más en cuestión de acompañar su asombro.

      Un abrazo,
      Yessica

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *