Una casa compartida: experiencias únicas con familias geniales

compartir casa con familiasCompartir una casa en la naturaleza con varias familia supone muchísimas aventuras y aprendizajes. Hoy te cuento nuestra experiencia y te doy algunas pautas por si te animas a generar un proyecto así entre tus amigos!

En el Café del viernes “Un nudo en el estómago”, te contaba con cierta emoción, una experiencia que algunos lectores me sugirieron que contara algún detalle más. Así que hoy, con el permiso del resto de inquilinos de la casa y partes fundamentales de esta historia, les cuento un poco más sobre el proyecto de compartir casa y crecer compartiendo.

Hace unos cuantos años, escuché a una directora de una escuela decir que con los niños no solo aparece un cambio en nuestras vidas sino también un cambio en nuestras relaciones sociales, ya que se incorporan en nuestro camino amigos nuevos que están relacionados con nuestros hijos. Y cuánta razón tenía. Es maravilloso que un niño te descubra todo un mundo que no conocías y te acerque a personas con las que compartir momentos maravillosos y que pasan al grupo de tus amigos más cercanos.

Una de esas familias un día nos propuso formar parte de un proyecto que tenían entre manos: el compartir entre varias familias una casa en un pueblo bonito rodeado de naturaleza. Una posibilidad donde poder ir a tocar la naturaleza y desconectar los fines de semana y las vacaciones, compartiendo gastos y vivencias con las familias que formábamos parte.

compartir_casa_con_familias_rejuegaNosotros teníamos muchísimas ganas de tener un lugar de escape de la ciudad donde poder disfrutar de todo lo natural que la naturaleza nos da, donde nuestros hijos pudieran crecer gozándola y expandirse en ella a pesar de vivir en la ciudad, donde pudieran circular libremente y disfrutar del juego libre tan mágico que este entorno les puede aportar. Algo parecido a lo que habíamos vivido en nuestras infancias… Así que dijimos que sí casi sin pensarlo!

compartir_casa_con_familias_rejuegaDe ello han pasado ya 4 años y te puedo decir que ha sido una de las mejores experiencias que hemos vivido. Durante todo este tiempo hemos compartido la casa con estas familias maravillosas que han pasado a ser parte de la familia, una gran familia que cada vez que nos juntamos todo fluye y todos disfrutamos.

Conforme han ido pasando los años, nuestros hijos han ido creciendo, han aparecido nuevos hermanos y nosotros, los adultos, hemos ido madurando como padres y personas. Hemos tenido la suerte de aprender de los otros y de nosotros mismos: aprender a convivir (aunque con ellos siempre hubiera sido muy fácil), aprender a compartir lo que es de uno es de todos, aprender a compartir y gestionar los momentos malos, aprender a respetar las costumbres, las maneras y los ritmos de cada uno. Aprendimos a confiar y delegar… Con el tiempo aprendimos a entender simplemente observando y a hacer, sin necesidad de palabras. Pero sobre todo aprendimos a crecer en comunidad, con libertad de ser quienes somos.

compartir_casa_con_familias_rejuegaNuestra casa bonita en nuestro pueblo bonito fue una experiencia grandiosa donde todas las partes de la familia ganaban. Porque los niños también aprendieron a experimentar la naturaleza a su gusto, a adquirir la libertad de movimiento adecuada a sus edades, a adquirir sus responsabilidades y las consecuencias de las mismas. Aprendieron a compartir lo suyo y lo de todos, a gestionar sus juegos, sus reglas y sus emociones; y si no podían gestionarlo siempre había algún adulto que les acompañaba en el problema.

Hace falta la tribu entera para educar a un niño” Proverbio africano

compartir_casa_con_familias_rejuegaPero también aprendieron de la hermosura de la naturaleza en todas las épocas del año, a descubrir los tesoros que les ofrece, de los juegos improvisados, de los remedios naturales para las picaduras corrientes, de los animales, de la libertad y de su propia evolución: aprender a caminar, a ir en triciclo, en bici sin pedales, en bici con pedales, al ir solos a comprar, solos a trepar, a jugar al río….

compartir_casa_con_familias_rejuega

compartir_casa_con_familias_rejuegaEstoy segura que nosotros nos llevamos un montón de tesoros a modo de experiencias pero nuestros niños y los de las otras familias con las que convivimos se llevan, aunque hoy no sean conscientes, un cargamento de recuerdos y aprendizajes que le acompañarán el resto de sus días, que le conformarán como personas y, quizás, quieran volver a revivir con sus hijos como nos ha pasado a nosotros.

Así que si tú no conocías este tipo de compartir momentos o no lo has probado y quieres generar una oportunidad así entre tus amigos, te invito a ello porque vivirás experiencias únicas. Y para que puedas empezar a pensarlo, te dejo unas ideas básicas que creo son fundamentales tener en cuenta (y estoy segura que el resto de las familias de nuestra casa están de acuerdo):

  • Encontrar “las familias” a compartir. Esto es lo más importante ya que uno ha de sentirse a gusto tanto en el lugar como con la gente que compartes; y es interesante encontrar familias con hijos en edades parecidas y afines!! Porque has de sentir que quieres ir para compartir el momento con ellos y no esperar a que esté la casa vacía para ir. Aunque podría ser otra modalidad!!
  • Encontrar “El pueblo” que este cerca de tu residencia y que permita acercarte a la naturaleza. Un pueblo donde poder estar por sus calles sin muchos problemas y conocer los niños que viven o no allí para compartir otros momentos de juego y relación!
  • Encontrar “La casa” que sea cómoda para compartir varias familias. La nuestra es lo suficientemente amplia para poder estar en las habitaciones familiares cómodamente, con estancias compartidas amplias y una gran cocina donde hacemos la vida generalmente!
  • Encontrar “la fórmula” de compartir que mejor se ajuste a tu grupo de familias. Que permita ser sostenible y a la vez haga que la convivencia sea una gozada. No es más que aplicar la lógica, la verdad, y hacer y tratar al otro como a uno le gustaría que le trataran.

Yo, y estoy segura que las otras familias de la casa también, te lo recomendamos probarlo si puedes!! Nosotros esperamos poder seguir manteniéndola y si no, estoy segura que otras fórmulas encontraremos para seguir experimentando formas de compartir vivencias en familia y naturaleza.

¡Espero que te haya resultado interesante! ¿Lo has probado alguna vez? Me encantará conocer tu punto de vista sobre esta forma económica de compartir experiencias en familia. ¿Me lo cuentas?

Quizás te interese:

  • 0

    Overall Score

  • Reader Rating: 0 Votes

Share

You May Also Like

4 comments on “Una casa compartida: experiencias únicas con familias geniales

  1. Ma.José
    28 abril, 2015 at 00:48

    Me encanta esta idea!!! Gracias por compartirla.
    Me queda una duda…importante 😛
    ¿La casa la alquiláis? ¿La habéis comprado? ¿Hacéis alguna especie de contrato para cuidar las cosas, para el compromiso económico de cada parte o lo que sea que toque?
    Es que es tan ideal que parece de otro planeta! Que lo hayáis conseguido y lo estéis disfrutando merece todas mis felicitaciones.
    Gracias otra vez por compartirlo!

    • rejuega
      28 abril, 2015 at 14:05

      Gracias Maria José por pasar por aquí y por dejar tu comentario!! Es un gusto siempre compartir lo que forma parte de mí, mis experiencias y mis vivencias! Decirte que la casa la tenemos alquilada aunque hay un miembro de la casa que siempre anda buscando casa para comprar!! El contrato que hay es con la persona que nos la alquila pero entre nosotros todo funciona de palabra! No somos multitud, compartimos la casa 3 familias (ahora 2 de momento…), y todo es muy fácil.
      No sé si es ideal porque para nosotros es real y natural, lógico… supongo que nos hemos juntado todos con maneras de pensar y entender la vida similares!!
      Espero que una de las integrantes de la casa te conteste con su punto de vista para que puedas ver diferentes respuestas pero con similares esencias!
      Un abrazo grande!

  2. Marta
    28 abril, 2015 at 15:52

    Hola Maria José,

    A mí también me encanta la idea…y la práctica. Preguntabas si tenemos algún contrato para cuidar las cosas y para el compromiso económico… este proyecto inicialmente comenzó con un grupo de amigos mucho más numeroso y más diverso que el plan familiar actual. La novedad del proyecto nos llevó a planificar, hicimos estatutos, con normas (incluso sanciones!!!) y responsabilidades de cada miembro del proyecto… en más de tres años que duró el proyecto no las consultamos ni una sola vez! No eran necesarias, o al menos no escritas! Las normas escritas, los reglamentos, los contratos, nos dan seguridad jurídica en círculos en los que hay desconocimiento o falta de confianza. Nos dan certeza, pero nos quitan flexibilidad y no permiten adaptarse fácilmente a las nuevas situaciones. En todos estos años, las “normas” las hablamos, las adaptamos y nos las saltamos sentados y charlando alrededor de una mesa. Como pasa en cada familia, entre personas que se quieren y se respetan.

    En cuanto a la parte económica práctica, tenemos una cuenta común y compartimos los gastos derivados de la casa. Los compartimos a partes iguales entre todas las familias, pero de forma generosa, sin céntimos ni calculadoras, sabiendo que cada unos es responsable y aporta al proyecto lo necesario.

    Pero este sólo ha sido nuestro “modelo”, seguro que hay otros que funcionen en otros proyectos similares.

    Salut.

    • rejuega
      29 abril, 2015 at 10:40

      Gracias Marta por asomarte y aportarnos tus palabras sobre este proyecto tan bonito en el que nos metiste!! Qué sepáis que es una joya de persona, con una paciencia infinita a copiar, la que hace las mejores cremas de verduras con todo lo que encuentra y la que nos tiene al día de la tesorería de la casa! Gracias de verdad!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *