10 acciones para tener un viaje con niños divertido

Cada vez que hay un viaje largo programado, me entusiasma; pero a la vez empieza el reto para conseguir que mis hijos disfruten también del viaje; desde el inicio hasta el fin. Los viajes pueden causar incertidumbre y ansiedad en los niños por lo desconocido. También, ya sabemos que pasar tiempo prolongado dentro de un receptáculo restringido puede generarles agobio, por lo que los viajes hay que organizarlos muy bien si se quiere conseguir un ambiente lo más relajado y divertido posible.

viaje_rejuega

Yo suelo seguir una serie de acciones que nos suelen funcionar muy bien con nuestros hijos:

  1. Convierte la aventura de viajar en un juego desde el principio. Creo que éste es el mayor secreto. Si le contagiamos la alegría de pasar una aventura juntos y convertimos cada acción en un juego, todo el proceso que puede generar ansiedad hacia lo desconocido y agobio por el transcurso de tiempo necesario hasta llegar a destino, puede convertirse en una experiencia enriquecedora para toda la familia.
  2. Trabajar el viaje en casa. Los libros infantiles son un buen recurso para trabajar los transportes y todo lo que un viaje conlleva. Dependerá de cada niño la antelación necesaria para empezar a trabajarlo (hay niños que mucha antelación le genera ansiedad y no es el objetivo). El descubrir qué tipo de transporte se utilizará, lo que irá sucediendo (todos los pasos previos hasta llegar al avión, el tren…), generará un entorno de conocimiento y confianza en el niño; disminuyendo su incertidumbre hacia su cambio de rutina y aumentando su disfrute de la experiencia. Se puede empezar a trabajar el tema del viaje desde bien pequeños, así se irá convirtiendo en una rutina de viaje!
  3. Trabajar el tema durante el viaje. Lleva el libro que habéis utilizado para trabajar ese viaje durante las vacaciones, e id comprobando que aquello que fuisteis trabajando va sucediendo más o menos como aparece en el libro. Podéis comentar lo que ocurre, ver lo que sucede diferente y aprendiendo vocabulario nuevo.
  4. Trabaja el tipo de vacaciones que pasaréis. Igual que se trabaja el tipo de viaje, el trabajar lo que encontraréis allí es muy  interesante. Si es verano, si vais a la nieve, a un pueblo con río… Hay mucha literatura específica para cada tema y para cada edad. Escoge la que mejor se adapte a vuestro momento y le ayudarás a entender los cambios que se irá encontrando.
  5. Salir en horario de siesta. Solemos organizar la salida coincidiendo con el horario de siesta de nuestra hija más pequeña. Si no es posible, procuramos modificar la hora en que la levantamos o acostamos para que tenga sueño en algún momento del viaje, así lo aprovecha para descansar y se le hace más corto.
  6. Llevar aperitivos y bebida. Suelo preparar fruta, frutos secos, galletas… en raciones individuales para que ambos (en mi caso tengo dos hijos), puedan disfrutar de su aperitivo por separado. Los pongo en una mochila aparte para poder ir ofreciéndolos gradualmente.
  7. Selección de música. Si el viaje es en coche, seleccionamos música para ellos y para los adultos. La de ellos selecciono para ambas edades: una un moco más movida y otra para relajarlos. La de los adultos, la que realmente nos gusta y que también nos gusta compartir con nuestros hijos. Es una manera de ampliarles el mundo musical!
  8. Seleccionar juguetes para el viaje. Es una de las partes más importantes. Suelo seleccionar con ellos lo que quieren llevar y lo guardamos en una mochila diferente para cada uno y fácilmente transportable (a ser posible, por ellos mismos). Esta mochila, durante el viaje la tienen accesible. Poco a poco, como ya comenté en un post anterior, van perfeccionando su selección y van fortaleciendo su autonomía con estos detalles.
  9. Juguetes y juegos sorpresa. Ésta es la parte que más me gusta. A parte de la selección que podamos hacer conjuntamente, siempre suelo llevar juegos o juguetes que ellos no se lo esperan. Como tenemos dos niños, lo que lleve ha de ser por duplicado (y apto para ambas edades), para que no haya conflictos. Estos juegos los llevo en una mochila aparte y se los voy dando gradualmente en momentos claves. Sobre todo en momentos de agobio y cansancio. Hace que se tranquilicen y piensen en otra cosa, haciéndoles más llevadero el viaje.
  10. Gestiona la accesibilidad a los aperitivos y los juguetes. El ir graduando y reconociendo los momentos oportunos para ofrecer una cosa u otra cosa, hará que tengas suficientes actividades interesantes y variadas en todo el transcurso del viaje. Igual que haríamos en casa, ofrece los juegos de a poco, procurando que existan momentos para todo: juego, comida, música, charla, descanso, pensamientos, miradas por la ventanilla… Si agotamos todo en la primera hora, el viaje puede ser realmente pesado para todos!
  11. Y un EXTRA; aceptar que viajas con niños y que los niños seguirán siendo niños en los viajes también. Para nuestra salud mental esto es fundamental, por lo que sal con tiempo suficiente, haz las paradas que hagan falta hacer, se consciente de que no podréis ver todo aquello que habías planeado, escucharás llantos, gritos, quejas… Correrán y saltarán allí donde no toca o no es el momento… Viajas con niños y los niños seguirán siendo niños allí donde les lleves!

10 acciones para viajar con niños que no son nada más que aplicar la lógica del día a día en un acontecimiento especial. ¿Se te ocurre alguna otra acción más a agregar?

Share

4 comments on “10 acciones para tener un viaje con niños divertido

  1. Eulàlia Carbonell Ferriol
    17 abril, 2014 at 18:36

    Me encanta el post y tu blog! Ya tienes otra seguidora! Por cierto, te he dejado un regalito en mi blog, a ver si te gusta: http://princessandowlstories.blogspot.com.es/

    • rejuega
      22 abril, 2014 at 12:08

      Gracias Princess and Owl Stories por otorgarme el premio y tu comentario!! Estaba de vacaciones cuando la vi y me puse muy contenta! Estas cosas siempre estimulan! Un abrazo y a continuar con la labor!

  2. Sonia
    25 julio, 2014 at 15:28

    Aquí tienes a otra adicta a tu blog!
    Gracias por los consejos. A mi y a mi marido nos encanta viajar y desde que nuestra hija tenía 3 meses no hemos parado.
    Soy muy partidaria de plantear el viaje con estos pequeños premios para los niños, como juguetes nuevos. A mi estos juguetes nuevos me gusta comprarlos durante el viaje porque luego quedaran de recuerdo de sus aventuras por el mundo.Por ejemplo en Toscana compramos a un Pinocho, en Berlin un muñeco del Einstein, en Estocolmo una Pipi Lanstrum…, son recuerdos y a la vez cultura!

    • rejuega
      25 julio, 2014 at 18:01

      Pues bienvenida Sonia! Te veo muy puesta en cultura!! Y sí, a mi también me gusta llevarme ese tipo de souvenirs como recuerdo del viaje tanto para ellos como para nosotros, sus padres. Es una muy buena idea. Aunque, quiero aclarar, que cuando digo llevar juegos sorpresas no es necesario comprarlos (se pueden hacer o improvisar por el camino), y muchísimo menos comprarlos todos. A veces son suficientes uno o dos juegos que no tengan como habitual y luego cosas improvisadas como: “a ver quién ve un coche de color rojo! o el típico veo veo.
      Y para acabar, te cuento otra idea de souvenir que me contaron y que me gustó mucho: de cada país que vas, traer un libro infantil ilustrado en el idioma del lugar. Sólo es cuestión de elegir aquel libro que te inspire o que le guste a los peques e ir deduciendo-inventando la historia. Me pareció muy curiosa! Un abrazo y encantada de que me acompañes!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *