Cómo escoger regalos para niños

cómo escoger un regalo para niñoUna manera sencilla de escoger regalos para niños basada en una forma de pensar y mirar la infancia; haciendo de la experiencia un aprendizaje para todos. ¿La quieres conocer?

Si me sigues por Instagram o FaceBook sabrás que hace poco fue el cumpleaños de nuestro hijo mayor: 8 años ya! Años que han pasado volando y que hemos compartido intensamente, inclusive ampliando la familia.

Lo que te voy a contar hoy es nuestra forma particular, que tampoco única y mucho menos dogmática, de escoger regalo para nuestros hijos. Algo que también llevamos haciendo desde que son pequeños. Cuando eran bebés su grado de participación en el proceso de selección era muy inferior, lógicamente, que al de ahora; pero ir involucrándolos poco a poco en el proceso ya es un gran paso de aprendizaje para todos.

Así que en cada ocasión que tenemos que buscar un regalo para nuestros niños (ya sean cumpleaños o fiestas navideñas), solemos recurrir a una práctica muy sencilla: coger lápiz y papel y sentarnos a pensar con ellos qué sería aquello que más le gustaría que le regalaran.

Y digo nos sentamos porque creo que aún necesitan de nuestro “acompañamiento” para ayudarles a discernir, y no porque no lo sepan hacer solos, sobre los juguetes que tienen, lo que más usan para jugar, lo que les gusta más en ese momento, lo que les gustaría, lo que desearían y lo que necesitan en realidad.

Así que en esta ocasión también pusimos en práctica nuestra…

Premisa para seleccionar regalos basada en que “menos es más” y que los regalos han de ser cosas útiles y alineadas a las necesidades/gustos del niño y nuestra propia filosofía de educar.

Partiendo de esta base, procuramos que los regalos estén fundamentados en alguna o varias de estas acciones:

  • DESCUBRIR. Selección de juegos y juguetes novedosos para ellos, diferentes a los que tienen en casa para descubrir y estimular otras formas de jugar y ampliar su gama de juego.
  • DISFRUTAR. Algo que realmente crean que les hará disfrutar durante largo tiempo y no sea una ilusión momentánea.
  • LEER. Los libros han de ser un objeto de regalo cotidiano, preciado y deseado. Es lo que procuramos en casa, así que trata de elegir una temática, estilo o el libro que más le guste en ese momento y aún no lo tenga.
  • APRENDER. Todo juego, juguete, libro… aporta un aprendizaje pero también hay objetos educativos específicos que a ciertas edades son interesantes de tener! Y esto viene determinado por el interés del niño y el momento del desarrollo en el que se encuentre. (Por ejemplo: letras magnéticas para los niños que comienzan a leer, un reloj de pulsera, etc.)
  • COMPARTIR. Juegos y juguetes que puedan ser compartidos y disfrutados entre amigos y en familia para generar momentos de encuentro y sociabilización.
  • VESTIR. Generalmente apostamos por seleccionar alguna prenda de ropa necesaria para ese año viendo este regalo como algo que le hiciera ilusión pero que realmente le fuera necesario. (Nosotros este año le dimos prioridad a los 5 puntos anteriores!).

Esta es la teoría interna que los adultos nos sabemos pero…

¿Cómo escoger regalos para niños?

Lo primero es tener definido la estrategia de cada casa y consensuada previamente entre los padres, la nuestra es la que te acabo de contar pero también te añadiría que la tipología de juguetes que encontrarás por casa son del tipo Slow Toys y material plástico y desestructurado.

A partir de ahí es tan simple o tan difícil como, con lápiz y papel delante, comenzar entablando una conversación centrada en qué juguete le haría mucha ilusión tener y analizar sutilmente si el juguetes va cumpliendo alguna o varias de las acciones que hemos comentado antes.

Leído así puede parecer un momento de puro control paternal pero no es la intención, sino más bien son como pequeños guiones nada ordenados donde poder sacar preguntas a hacer al niño con el fin de hacerle pensar, intentando no imponer nuestro criterio.

Porque por medio de la conversación “acompañada” lo que conseguimos, desde mi punto de vista, es que el niño:

  • haga sus propias evaluaciones y reflexiones buscando los pros y los contra de cada cosa,
  • entienda el regalo no como montañas de objetos que en dos días se quedarán obsoletos sino como un elemento que le generará disfrute y horas de juego de calidad,
  • descubra sus propios impulsos y aprenda a evitar un consumismo compulsivo o dirigido por las masas,
  • encuentre un juego o juguete que le ayude a crecer y sea adecuado al niño, un niño que ya conoce nuestra manera de ser y hacer,
  • sepa que hay un límite de cosas a regalar y ser regaladas,
  • aprenda a hacerse responsable de sus decisiones teniendo pleno derecho a equivocarse. Es decir que también puedan escoger aquello que quieren aunque sepamos que la elección no será la adecuada. Ya en sí ese regalo será todo un proceso de aprendizaje, no lo crees?

Así es que después de llenar el papel con aquello que más les gustaría, establecer un orden de prioridades si interesa y hacerles ver que no todo les será regalado, la lista se cuelga en la nevera, en nuestro caso, para qué el niño la tenga presente, pueda volver a revisarla y a priorizar con un cierto límite, y a nosotros nos sirve como guía familiar de sugerencias de regalo.

¿Y qué quiere decir esto último? ¿No tienen regalos espontáneos?

Sí, algunos tienen pero la guía nos sirve para centrarnos en lo que realmente les gustaría, en lo que nos están diciendo con ella (qué gustos tienen y en qué nivel del desarrollo se encuentran en ese momento, etc), y en no desvariar con la premisa “menos es más”. Es una guía, como bien digo y sirve para orientarnos pudiendo saltarla o no… eso es decisión de cada adulto!!

Y, como ya te he dicho es una forma de hacer pensar a los niños en aquello que realmente le gustaría tener y, por nuestra parte también, una forma de frenar nuestros propios impulsos por regalar aquello que a nosotros nos haría ilusión regalar (y quizás no al niño recibir). Es difícil, pero es un entrenamiento mutuo y de ámbito familiar.

Pues este año, este mismo proceso hicimos con nuestro hijo que cumplió 8 añazos y su selección fue la siguiente:Como ves hay un poco de todo pero lo que te aseguro es que está disfrutando con cada uno de los regalos que ha recibido. Y sólo por eso ya valió la pena estar sentado un rato con él haciendo la lista!!

Bueno, ¿qué te ha parecido la elección de regalo como la hacemos en casa? ¿Tienes alguna forma de hacerlo diferente? 

Ahora vienen las navidades, ¿crees que te sería útil probarla?

Quizás te interesa:

Share

You May Also Like

2 comments on “Cómo escoger regalos para niños

  1. clubpequeslectores judith franch
    8 octubre, 2015 at 23:29

    Pues en casa lo hacemos parecido, aunque nunca antes me había parado en analizarlo tan profundamente jejejej!!! Nos sentamos con ellos y deben escoger 3 regalos (uno nosotros, uno los abuelos paternos y otro los abulos maternos), intentamos también orientarles y respetar al máximo sus decisiones.
    Cierto es que algunas veces se han equivocado y una vez tenían el regalo se han arrepentido o han expresado su deseo de que fuera otro. Pero eso es bueno, seguro que han aprendido y la próxima vez lo harán mejor.
    Muchas veces les dejamos consultar catálogos de jugueterías y ese también es un buen ejercicio de autocontrol consumista!!!!
    Ah y siempre hay un cuarto regalo: UN LIBRO!!! imprescindible, por supuesto
    Genial post, un abrazo!

    • rejuega
      9 octubre, 2015 at 10:13

      Gracias Judith por dejar un comentario aquí también! Sé que esta manera de escoger un regalo no es extraña sino que está muy alineada a una manera de pensar y entender la infancia por lo que surge sólo por naturaleza, casi. Muchos de los lectores de este blog estamos en la misma sintonía pero, a pesar de eso, es un poco como tú has dicho, no nos paramos a pensar en cómo lo hacemos… No es que haga falta analizar cada paso que damos porque nos volveríamos locos pero de vez en cuando que te den un toque reflexivo sobre pequeñas cosas importantes (como son las herramientas de “trabajo” de nuestros hijos), no está de más.
      Por otro lado, el que se equivoquen en su elección es un grandísimo aprendizaje totalmente positivo que se puede convertir en más profundo dependiendo de cómo lo trabajemos. Y sí, un libro debería de estar dentro de toda lista de regalo, un imprescindible que debería de ser recibido con las mismas ganas que cualquier otro. Un abrazo grandote!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *