Los juguetes y el genero

los juguetes y el géneroLos juguetes comerciales marcan cada vez más la diferencia de género, está en nuestras manos el seguir ese juego o apostar por una educación igualitaria, cooperativa y de juego no discriminatorio. Mucho para pensar pero más vale empezar ya!

Comienzan a llegar los catálogos de juguetes al buzón de casa y mis hijos, como todos los niños, les encanta ojearlos. No es la actividad que más me guste pero entiendo que es un caramelo para ellos.

Pero al mirarlos nos damos cuenta de la gran diferencia explícita que existe entre los juguetes para niñas y los juguetes para niños. No hace falta que te explique por qué, supongo que también te has dado cuenta de ello.

No es algo nuevo, es algo que arrastramos desde hace mucho tiempo, lo que pasa es que el tema se está acentuando, o yo por lo menos lo veo así, aunque ya hay empresas que se están haciendo eco y comienzan a cambiar algunas cosas… Pero mi sensación es que estos cambios son “aprovechados” y movidos por otra campaña de marketing para vender más y no tanto como algo que debería de ser natural… Ojalá me equivoque…

Pero lo cierto es que todos, tanto nosotros como adultos y los niños como niños, recibimos el bombardeo sobre la diferencia de género y los estereotipos sociales por diferentes medios y canales. Y que nuestra manera de pensar y entender este tema influye en nuestros hijos como bien se ejemplifica en este vídeo de She-Culture:

Interesante, ¿verdad?…

Un niño o niña (o niño a secas utilizando el género neutro*) nace sin saber a qué genero pertenece, sin saber si es el rosa el color que más le gusta o el azul, si quiere jugar con muñecas o con coches, si le gusta el chocolate o las galletas saladas… Un niño nace con la necesidad de descubrir el mundo que le rodea poco a poco, de meterse todo en la boca, de tocar y tirar las cosas… Nace con una mente abierta que necesita llenar según sus intereses y no con los nuestros o los de la sociedad…

Este vídeo es un buen soporte para hacernos reflexionar sobre el poder que tenemos los educadores, más aún los padres, sobre la acción de potenciar esta diferencia de genero, de marcar estereotipos, de influir en sus gustos y preferencias, etc. Es duro escucharlo pero es así. Los influenciamos con nuestros actos, con nuestras palabras y también con nuestras decisiones de compra, como acabamos de ver.

Es difícil evitarlo porque nosotros venimos con una carga heredada difícil de desprender y porque también vivimos en una sociedad donde este tema está muy presente y nos costará mucho cambiar. Pero lo que sí podemos es reflexionar sobre cómo lo hacemos, qué hacemos, qué es lo que nos gustaría transmitir, cómo podemos hacer para que les llegue de esa manera que queremos, etc.

Sí, los juguetes se están sexualizando en el mercado pero está en nuestras manos el escoger, el quitarles el género, en ofrecerles juguetes que fomenten una igualdad, un juego cooperativo y en grupo de iguales, exploren otros rincones del ser que quizás no conozcan aún y que respeten sus gustos. Está en nuestras manos también el elegir presentarles los juguetes de una forma natural y sin categorías marcadas. De esta manera ellos los integrarán como algo normal dentro de su juego sin ningún tipo de discriminación. Porque en un principio el niño no entiende de géneros…

Lo que sí creo es que si desde bien pequeños a los niños ya los encasillamos en una tipología de juguetes y no le ofrecemos una variedad, le estamos limitando la adquisición de habilidades y capacidades, de expandir su desarrollo, de aflorar sensibilidad y sentimientos, de explorar terrenos que le servirán para su vida adulta o descubrir su propio talento.

Pensemos, una vez más, que los juguetes son las herramientas de las que se vale el niño para adquirir hábitos, construir sus expectativas sobre el gran mundo que tiene a su alrededor, crear su propio modelo e imagen, llevarlo a su tamaño y poderlo manipular para entenderlo e interiorizarlo. Los juguetes transmiten valores, construcciones sociales y culturales, y limitarles ese mundo es perderse una gran parte por explorar.

Y sería interesante ver lo que les hemos transmitido y han absorbido de fuera. Y no hay mejor forma de hacerlo que observando su juego. A partir del juego del niño conoceremos sus gustos, sus inquietudes y debilidades, su potencial y su imaginación. Cosas que para un adulto facilitador son valiosas ya que le darán las pautas para saber qué ofrecerle para seguir alimentando esa necesidad de descubrir innata en los niños y los valores que nos interesa promover.

Y si al crecer ves jugando con muñecas a las niñas y los niños con los coches, quizás sea porque realmente en ese momento es lo que necesiten explorar… y no porque no conozcan nada más!

Quizás te interese:

Share

You May Also Like

7 comments on “Los juguetes y el genero

  1. mirari
    21 noviembre, 2015 at 07:23

    yo no creo que los encasillemos nosotros, aunque la influencia viene màs bien del exterior. mi hija me preguntô hace poco por qué los hombres no llevan falda o vestido, yo le hablé sobre los escoceses o y creo que eso la confundiô màs aûn, por qué ellos sî y los otros no, me preguntô. y la verdad, no tengo ni idea…

    • rejuega
      26 noviembre, 2015 at 10:07

      JAJAJAJ, nos ponen en encrucijadas muchas veces Mirari… yo creo que es un poco de todos lados. Nosotros podemos estar más alejados de esta manera de pensar pero estoy segura que indirectamente le enviamos señales que vienen ya de serie en nuestros genes: ya sea a la hora de seleccionar su ropa, sus juguetes, sus peinados, … no sé si me explico… Es muy sutil y difícil de ver. Pero por otro lado está todo el mundo mediático y social que rodea al niño al cual es imposible controlar todo. Yo creo que lo importante es hacer el mejor trabajo que podamos sobre este tema en casa aunque nos quedemos sin respuesta ;). Un abrazo y gracias por comentar!!

  2. Marga
    13 diciembre, 2015 at 07:41

    Respecto al contenido del artículo, estoy bastante de acuerdo, aunque creo que debemos asumir que la diferente configuración del cerebro, según el sexo, es algo que influye también en los intereses del niño (en neutro), desde muy pequeños. Pero sí, que escojan: Los grandes Chefs habrán tenido que jugar alguna vez con “cocinitas”. Aunque me reservo el derecho a no escoger determinado tipo de juguetes, me refiero a los bélicos.

    Os dejo una pregunta ¿Ojear u hojear?: “Comienzan a llegar los catálogos de juguetes al buzón de casa y mis hijos, como todos los niños, les encanta ojearlos. ”

    Ojear: 1-Dirigir la mirada hacia un punto. 2- Mirar a una persona o una cosa rápida y superficialmente.
    Hojear: Pasar las hojas de un libro, un cuaderno, una revista, etc., haciendo una lectura rápida

    • mirari
      13 diciembre, 2015 at 17:29

      ojear cuando el acto se refiere a los ojos, a mirar, y hojear cuando se refiere a pasar hojas. es decir, ambos casos pueden ser correctos

      • rejuega
        27 diciembre, 2015 at 20:06

        Mirari, tal cual lo que yo acabo de contestar… cada niño sabrá si usa o no la H!! O dependiendo del momento!! Un abrazo

    • rejuega
      27 diciembre, 2015 at 20:04

      Hola Marga, disculpa la tardanza en contestar… y decirte que me ha encantado tu apunte entre ojear u hojear!!! Supongo que cada niño debería elegir si lo escribe con o sin H!! Y yo también creo que la genética tiene algo que decir en quienes y, como tú también me reservo el derecho a escoger y ofrecer a mis hijos un tipo de juguetes!! Un abrazo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *