Frente a cada derecho de un niño, debería de haber un deber para el adulto

Derechos de los niños y las niñas según la Convención de los Derechos del niño

¡Enamórate de la infancia por la persona pura que es y vela por ella!. Por eso hoy vengo a traerte 40 cosas que has de conocer sobre los Derechos del Niño y la Niña* de la mano de Francesco Tonucci, te inspiro con vídeos y te recuerdo que: «Frente a cada derecho de un niño, debería de haber un deber para el adulto». ¡Pasen y lean!

Hace muy poco descubrí el por qué me apasiona la infancia. Fue a partir de ver el documental: «Cas Holman. Design for play» que me recomendó Victoria Peñafiel fotógrafa para bebés. A la diseñadora, le apasiona diseñar juegos y juguetes para los niños y las niñas y expresó una frase muy similar a lo que yo siento:

«Los niños y las niñas no me gustan, lo que me gustan son las personas» Cas Holman

Y ahí lo entendí todo, yo no soy de esas personas que los niños y las niñas se le cuelgan si no más bien de los que les gusta mirarlos de lejos y quedarme fascinada observándolos. Y no te voy a negar que en ciertas circunstancias me sentía contrariada… Pero al escuchar esta frase lo entendí todo:

A mí me fascina la infancia, los niños y las niñas, porque son personas en su estado más puro, en su esencia e inocencia. El momento de la vida en el que el ser humano está más conectado con su autenticidad. 

¿Te resuena esto? ¡Es algo maravilloso!

Y es precisamente por esta razón que pongo todo mi empeño en que los adultos veamos a esas personas con todo sus talentos, sus potencialidades, sus inteligencias, su autenticidad, sus motivaciones propias y asombro. Todo mi trabajo va a despertar las miradas de todos aquellos y aquellas que no ven aún la magia y a la vez las necesidades que tienen y que necesitan cubrirlas con nuestro acompañamiento.

Y cuando miro a los ojos a un niño o una niña, y veo esa transparencia, veo valentía y a la vez fragilidad porque, a pesar de toda la valentía que tienen y su constante salir de su zona de confort, hay algo que les arrebate su esencia, muestra mirada adulta inconsciente a tanta belleza y sensibilidad.

Les miro a los ojos y les veo indefensos en esta sociedad adulterada donde casi todo está modelado siguiendo las necesidades y comodidades adultas y que poco dan pie para sostener, comprender y acompañar las de la infancia. Y cuando ellos y ellas con su valentía alzan la voz para hacerse escuchar, va un adulto y con dos gritos lo deja minúsculo, sin voz y hasta sin sombra. Así, día tras día, en muchos casos.

Una sociedad que se creen con el derecho a hacer y deshacer lo que quieran sin tener en cuenta la opinión de los niños y niñas… Pero los niños y las niñas tienen mucho que decir y hacer en este mundo, ya desde que son pequeños…

Nos estamos saltando, con paso olímpico, una serie de Derechos Universales creados hace 30 años con el fin de reforzar el reconocimiento de la dignidad humana fundamental de la infancia así como la necesidad de garantizar su protección y desarrollo físico, mental y social, y con derecho a expresar libremente sus opiniones.

A mí me parece que:

  • Necesitamos que los adultos seamos conscientes y conozcamos que estos derechos existen también para la infancia y
  • Necesitamos que la infancia también los conozcan porque si no saben que los tienen, no pueden defenderse.

Por eso, esta frase de Francesco Tonnucci  que escuché allí por el 2014 sigue, lamentablemente, siendo muy vigente:.

«Frente a cada derecho de un niño, debería de haber un deber para el adulto» Francesco Tonucci

Así, déjame que te acerque los:

40 artículos que conforman la Convención sobre los Derechos del Niño y la Niña*

Que Francesco Tonucci redacto para que todos y todas pudiéramos entenderlo. Y estoy segura de que sabrás deducir los deberes que nos corresponden en cada uno de ellos:

  1. Esta Convención se ocupa de los derechos de todos aquellos niños y niñas que aún no han cumplido 18 años.
  2. Todos los estados deben respetar los derechos del niño y la niña, sin distinción de raza, color, sexo, lengua, religión, opinión política del niño, niña o de su familia.
  3. Los intereses del niño y de la niña deben considerarse prioritarios a la hora de tomar decisiones que lo afecten. El niño y la niña tienen derecho a recibir la protección y los cuidados necesarios para su bienestar.
  4. Los estados se comprometen a cumplir con los derechos reconocidos por esta Convención con todos los medios necesarios.
  5. Los padres y madres, o quien los sustituya, deben hacerse cargo del cuidado del niño y la niña.
  6. El niño y la niña tienen derecho a la vida. El niño y la niña tienen derecho a desarrollar de modo completo su propia personalidad.
  7. El niño y la niña tienen derecho a ser inscrito una vez nacido, a tener un nombre, una nacionalidad y a conocer, si es posible, a sus padres y a ser educados por ellos.
  8. Los estados se comprometen a respetar el derecho del niño y la niña, a su identidad, nacionalidad, nombre y relación con su familia.
  9. El niño y la niña tienen derecho a mantener contacto con sus padres, aunque éstos estén separados o divorciados.
  10. El niño y la niña tienen derecho a reunirse con sus padres o a mantenerse en contacto con ellos si viven en el extranjero.
  11. Los niños y las niñas no deben ser trasladados fuera de su país de modo ilegal.
  12. El niño y la niña tienen derecho a expresar su opinión y a ser escuchado cada vez que se tome una decisión que lo afecte.
  13. El niño y la niña tienen derecho a poder decir lo que piensan, por el medio que prefiera.
  14. El niño y la niña tienen derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. Los padres tienen el derecho y el deber de guiar a sus hijos e hijas y en este sentido han de poder ser libres de seguir las ideas en las que creen.
  15. El niño y la niña tienen derecho a reunirse con otros niños y niñas.
  16. Ningún niño ni niña deberá ser sometido a intervenciones arbitrarias o ilegales en su vida privada, en su familia, en su casa o en su correspondencia. No deberá ser lesionado su honor ni su reputación.
  17. Los periódicos, los programas de radio y de televisión son importantes para el niño y la niña; por este motivo es importante que sean adecuados a él y ella.
  18. Si un niño o niña no tiene padres, debe haber alguien que se ocupe de él/ella. Si los padres de un niño o niña trabajan, alguien debe encargarse de cuidar al niño o la niña mientras ellos están en el trabajo.
  19. Nadie debe descuidar, abandonar, maltratar, explotar a un niño o niña o ejercer violencia sobre él o ella.
  20. Si un niño o niña no puede permanecer con su familia, debe irse a vivir con alguien que se ocupe de él o ella.
  21. El niño y la niña tienen derecho a ser adoptado si su familia no puede ocuparse de él o ella. No debe especular comercialmente con las adopciones.
  22. El niño y niña refugiado tiene derecho a ser protegido. El niño y la niña refugiada debe recibir ayuda para poder reunirse con su familia.
  23. El niño y la niña con problemas mentales o físicos tiene derecho a vivir con los demás niños y niñas y junto a ellos y ellas. El niño y la niña con problemas mentales o físicos tienen derecho a ser curados. El niño y la niña con problemas mentales o físicos tienen derecho a ir a la escuela, a prepararse para el trabajo y/o divertirse.
  24. El niño y la niña tienen derecho a alcanzar el máximo nivel de salud física y mental y a recibir atención sanitaria cuando lo necesite.
  25. Los niños y las niñas sometidos a atención por enfermedades físicas o mentales tienen derecho a comprobaciones periódicas de su tratamiento.
  26. Todo niño y niña tiene derecho a la seguridad social.
  27. El niño y la niña tienen derecho a crecer bien física y mentalmente, espiritual y socialmente.
  28. El niño y la niña tienen derecho a la educación. La escuela debe ser obligatoria y gratuita para todos los niños y las niñas.
  29. El niño y la niña tienen derecho a recibir una educación que desarrolle sus capacidades y que lo instruya para la paz, la amistad, la igualdad y el respeto por el medio ambiente.
  30. El niño y la niña que pertenece a una minoría étnica, religiosa o lingüística tiene derecho a usar su propia lengua y a vivir según su cultura y su religión.
  31. El niño y la niña tienen derecho al juego, al descanso, a la diversión y a dedicarse a las actividades que le gusten más.
  32. Ningún niño ni niña debe ser explotado. Ningún niño ni niña debe ser obligado a hacer trabajos que puedan resultar peligrosos o que le impidan crecer bien o estudiar.
  33. El niño y la niña deben ser protegido contra el consumo de drogas.
  34. Ningún niño ni niña debe sufrir violencia sexual o ser explotado sexualmente.
  35. Ningún niño ni niña debe ser secuestrado, comprado o vendido.
  36. El niño o la niña no deben ser explotados.
  37. Ningún niño ni niña debe ser torturado o condenado a muerte o a cadena perpetua. Ningún niño ni niña debe ser privado de su libertad de modo ilegal o arbitrario.
  38. Ningún niño ni niña que tenga menos de 15 años debe ser reclutado por un ejército ni combatir en ninguna guerra.
  39. El niño y la niña que ha sido descuidado, explotado y maltratado tiene derecho a recibir ayuda para recuperar su salud y su serenidad.
  40. El niño y la niña que es acusado por un delito debe ser considerado inocente mientras no sea reconocido como culpable, después de un proceso justo. De todos modos, aun cuando se lo considere culpable, tiene derecho a recibir un tratamiento adecuado a su edad, que lo ayude a volver a convivir con los demás.

¿Con piel de gallina? ¿Verdad que debemos aplicarnos más los deberes? O mejor aún, llevarlos a cabo…

Y para acabar y dejarte con una sonrisa en la boca, con una sensación de alegría y motivación para cuidar de los derechos de la infancia, te dejo este vídeo que refleja el derecho al juego.

¡Entre todos y todas podemos asumir nuestros deberes y hacer valer sus derechos!

¡Unete y comparte!. ¡No dejemos en la ignorancia a millones de personas!

Gracias por ayudar y contribuir a la infancia.

Yessica


Quizás pueda interesarte:

 

{* Textos extraídos del libro «Cuando los niños dicen ¡BASTA! » de Francesco Tonucci. Versión redactada por P. Benevence, F. Hipólito y F. Tonucci. para la Fundación Basso y con publicación libre y sin compromisos editoriales, para favorecer su difusión y comprensión.}

Share

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *