La importancia de hablar de sexo con tus hijos desde pequeños

la importancia de hablar de sexo con tus hijos

Hablar sobre sexualidad con tus hijos desde muy pequeños les hará vivir una vida sexual con naturalidad y seguridad, sin tener que recurrir a buscar información poco apropiada fuera. Aquí tienes razones y herramientas para pasar a la acción.

Desde hace tiempo tengo la mosca detrás de la oreja porque me llegan noticias que me ponen la piel de gallina. ¿Te suena el PIN parental? ¿La pornografía en manos de menores? ¿Manadas que abusan como derecho propio?

Podría seguir pero no, porque lo que quiero hoy es poner el foco en transmitirte lo importante que es una buena educación sexual-afectiva a nuestros hijos e hijas desde que son pequeños porque luego, cuando ya son más grandes y necesiten tener esta información en su disco duro, ya va a ser tarde para que te escuchen. Y te aseguro que es así, más con la facilidad de acceso a la tecnología que tienen hoy en día.

Así que voy a ir desgranando el tema poco a poco desde mi experiencia (no soy sexóloga) y aportando la información de las formaciones a las que he asistido para poder ofrecerte un abanico de posibilidades que te sirvan y nutran.

¿Por qué es importante hablar de sexo con tus hijos?

La sexualidad es una parte inherente del ser humano, tenemos un cuerpo sexuado que en un momento determinado (sobre todo en la adolescencia) explota de curiosidad impulsado por las hormonas. Es un proceso natural al que cada uno llega como llega dependiendo del acompañamiento que haya tenido sobre este tema con anterioridad.

Si no reciben un acompañamiento satisfactorio, igual que lo reciben sobre los valores que nos interesa que les guíe, los límites, la gestión emocional; en este caso en particular que es un impulso muy grande, buscarán información por cualquier otra vía. Y lo harán por mucho que procuremos controlar todos los canales de acceso. Lo harán.

¿Y sabes dónde irán a buscar esa información? A tus conocimientos, lo dudo. Si hasta el momento no te han escuchado hablar del tema, es difícil que vengan a preguntarte algo.

Lo más seguro es que vayan a preguntar a su círculo de amigos frecuentes, que escuchen la información que los otros y otras aportan al grupo y que busquen en los medios tecnológicos la información que les falta.

Mira, he hecho un pequeño ejercicio. He buscado cuáles han sido las palabras más buscadas en Google el año pasado para hacerme una idea y de las 250 palabras más buscadas, me llamaron la atención estas (he comprobado las imágenes que sugiere Google):

  • Mujeres
  • Chicas
  • Putas
  • Chica
  • Relaciones
  • Maduras
  • Girls
  • Culos
  • Tías
  • Chicos
  • Tuporno TV
  • Vídeos mujeres
  • Citas
  • Guarras
  • Calientes
  • Gordas
  • Fotos chicas

No quiero decir que estas palabras más buscadas del año pasado las haya buscado tu hijo o hija pero puede que sí o, si más no, vemos que en español son interesante para un gran número de personas, por lo tanto podemos decir que, a parte de interesarnos encontrar vivienda (otras palabras muy solicitadas), interesan las mujeres en su mayoría.

Y de aquí saco a la ligera algunas conclusiones que me vienen a la cabeza:

  • El sexo es un tema de interés en el ser humano,
  • Los hombres tienen menos vergüenza para hablarlo, buscar información, etc.
  • El 4.8% de las búsquedas de internet de habla hispana, las mujeres aparecemos como ‘elementos de búsqueda’ con gran connotación sexual.

Quiero que sepas que no estoy juzgando las búsquedas solo quiero poner el foco en que es un tema buscado, de interés y que si los adultos lo hacemos (porque no sé la edad de las personas que han buscado estas palabras), los niños y niñas también pueden tener relativo acceso a ver las imágenes que sugieren este tipo de palabras, queriendo o no.

Y la realidad cotejada con estudios es que: La tecnología ha facilitado que niños (en su mayoría) y niñas (en minoría) a partir de 8 años de edad, accedan de forma gratuita a alto contenido sexual, de naturaleza sexista o vejatoria, creándose una imagen distorsionada sobre una educación afectivo-sexual y sobre qué significa el género.

Te estoy hablando de que:

Es muy preocupante que la pornografía se haya convertido en la nueva educación sexual.

Resulta preocupante saber que un 80% de los adolescentes de hoy en día que se interesan por la pornografía, declaran no haber recibido educación sexual buena o de ningún tipo. 

Y si no te gusta el tema que tenemos ya registrado, te diría que esto irá en aumento si no nos conectamos con nuestros hijos e hijas y los acompañamos en darles una buena educación afectivo-sexual.

Por qué es importante hablar de sexo con tus hijos

¿Por qué no es bueno no hablar de sexo con tus hijos?

Pues puedes deducir que no es bueno NO hablarlo porque:

  • Vamos a convertir un tema natural en un tema tabú.
  • No vamos a generar un espacio de confianza donde nuestros hijos e hijas puedan venir a contarnos sus preocupaciones, dudas y descubrimientos.
  • No van a tener una base sólida donde poder sentirse seguros en el momento que tengan que decidir qué hacer (y no hablo del acto sexual solo sino del acoso sexual también).
  • Van a optar por buscar la información en fuentes inapropiadas para su edad..
  • Crecerán teniendo un concepto de la sexualidad incompleta o erróneo y desequilibrado en lo que respecta a la igualdad de género.
  • Crecerán reprimiendo una parte de su instinto natural sin entenderse, ni conocerse, ni saber compartirlo como les gustaría que fuera.
  • Al buscar la información en otro lugar, caerán en su mayoría en el porno, y aprender educación afectivo sexual del porno significa cosas como que verán a la mujer como objeto sexual, pensarán que las relaciones afectivo-sexual se basan en la violencia o vejaciones y entenderán que las prácticas sexuales se realizan sin protección y/o en grupo sin consentimiento de la mujer.

No sé tú pero solo por evitar la mitad de estas cosas ya vale la pena y ¡comenzándolo cuanto antes!

¿Cómo hablar de sexo con tus hijos?

Con todo esto, creo que ya nos vamos dando cuenta que es nuestra responsabilidad hablar de sexo y de relaciones afectivas con nuestros hijos e hijas. Y desde bien pequeños. Porque de esta forma normalizamos una situación que es realmente normal.

Pero, ¿por dónde empezamos? Pues te voy a compartir 3 ideas fundamentales para empezar con confianza a cultivar una educación afectivo-sexual en tu casa.

1 · Para hablar de sexo con tus hijos primero piensa qué representa el sexo para ti.

No podemos hablar de algo que no conocemos. Bueno, vale, lo conocemos pero no tenemos interiorizada la información con la que contaríamos las cosas a nuestros hijos e hijas, no tienes pensado quizás qué tipo de educación afectiva-sexual quieres transmitirles, cómo te gustaría que lo vivieran, qué estereotipos tenemos inculcados y si somos conscientes de ello.

En definitiva, es un momento para reflexionar sobre cómo te gustaría que tus hijos e hijas vivieran su identidad sexual, sus relaciones y sus relaciones sexuales. Y a partir de estas reflexiones traerlo a la consciencia para que nuestras acciones también reflejen lo que queremos transmitir.

Empieza, por ejemplo, por hacerte algunas de estas preguntas:

  • ¿Qué nombre dais a los genitales masculino y femenino?
  • ¿Usas la palabra real, diminutivos, un apodo? ¿Por qué?
  • ¿Cómo te contaron a ti cómo se hacían los bebés? ¿Es real? ¿Así lo quieres contar?

La importancia de hablar de sexo con tus hijos

Y reflexiona también sobre algunas frases automatizadas que pueden denotar un tipo de educación sexual que quizás te gustaría evitar para educar en la igualdad de género. Por ejemplo, tenemos muy arraigado en muchos de nosotros frases como:

  • «No te sientes así que se te ven las bragas»
  • «Eso no es de señoritas»,
  • «Los chicos van a lo que van»,
  • «Que no se te note que tienes ganas»,
  • «A ver cómo vas a salir vestida»,
  • «El hombre es fuego, la mujer es estopa; llega el diablo y sopla»

(NOTA: Estos comentarios surgen de la pregunta ¿Qué escuchaste sobre sexo que no deberías repetir? que hice en las redes sociales).

Sabiendo cómo te gustaría transmitirlo te será mucho más fácil hablarlo cuando surja.

2 · No desaproveches las oportunidades de conversación que te brindan

Una vez tengamos pensado el tema y cómo te gustaría contarlo, aprovecha las oportunidades que te brinda la vida no para esquivar el tema sino para poder hablarlo con calma, mirando cuál es su interés real e intuir hasta dónde quiere saber. Porque cuando nos preguntan, no es necesario ni dar una clase de anatomía ni de penetración explícita. Sino tantear y ver qué información necesitan, otorgándole un lenguaje sencillo, real y justo.

Y esto desde  bien pequeños porque así es como iremos conformando un espacio seguro y de confianza en casa. Que no solo servirá para hablar de sexo cuando lo necesiten sino para poder hablar de cualquier tema que les preocupe y les angustie sin necesidad de llevarlo y soportarlo solos.

La táctica está en:

  • Cuando surja la pregunta, sé consciente de ello, para un momento y quedate en el presente para poder tomarte el tiempo que necesitas para averiguar qué quieren saber y qué le vas a decir y cómo lo vais a vivir. Porque si tú te pones tensa y evitas el tema, ya van a saber que ahí hay algo que no queremos contar. Si justo cuando te lo pregunta no tienes tiempo a responder, con cariño le explicas que te resulta muy interesante el tema pero que ahora no lo podéis hablar como te gustaría así que lo haréis en cuanto tú estes disponible para hablarle.
  • Respira, busca tu calma y piensa que eso es algo muy importante y es tu responsabilidad a hacer frente.
  • Pregúntale para saber qué sabe y qué necesita.
  • Y luego cuéntaselo con naturalidad.

Un truco es pensar:

¿Si me preguntaran sobre la oreja, me pondría así de nerviosa? Porque para él o ella es tan natural como su oreja. Busca esta pregunta en tu mente para tranquilizarte.

Cómo hablar de sexo con tus hijos

Si no surge la oportunidad, siempre puedes provocar tú el interés con libros sobre sexualidad que aparezcan por casa, algún momento de alguna serie o película (luego puedes comentar a ver qué les ha parecido o el por qué se tapan la cara cuando ven a dos personas besándose…) o con láminas como esta de Imma Mestre donde les llamará mucho la atención y podemos aprovechar para hablar sobre la variedad de vulvas y penes que hay. Si tiras de su curiosidad, tienes tema para rato.

3 · Cuéntale con naturalidad lo que necesite escuchar.

Su curiosidad les lleva a preguntar a la persona más importante para que le de información sobre una duda o curiosidad. Así que tú, como ya has pensado sobre cómo quieres transmitirlo, con calma y cariño explicas la duda. Y acabas preguntando si necesita alguna cosa más saber.

Seguramente a la primera no te salga como te gustaría. Pues relájate. Es un tema que tenemos que aprender, que nos supone una carga heredada importante y que poco a poco vamos quitándola para disfrutar de la sexualidad de la forma más natural.

No te juzgues, tendrás muchas oportunidades. Lo importante es que estés con los brazos abiertos siempre que lo necesiten.

Deseo haberte dado un empujón para que pases a la acción, te quites la pereza y no dejes para demasiado tarde un tema que deberíamos de disfrutar sanamente toda la vida.

¡Pasa a la acción!

Un abrazo,

Yessica

Fotos: Estudio Marciano

Share

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *