fbpx

Temas del blog:

Hoy toca teatro!

Desempolva los títeres, crea un escenario y arriba el telón!

teatro_rejuegaDe dedos, de manos, de varilla, marionetas, sombras chinas… Nos encántan los títeres de todo tipo y todos son bienvenidos en casa; son un recurso entretenido y divertido para pasar la tarde; y hasta se vienen con nosotros al restaurante y en los viajes largos.

Ya desde bebé a Hugo le contábamos historias fantasiosas que siempre quería volver a oir y a re-interpretar… Conforme fue creciendo ya formaba parte él del reparto de personajes y hasta se atrevía a hacer él solito una mini-función en casa. Hoy es él quien me ayuda en los preparativos, colabora en hacer las sombras chinas y en realizar la función para que Bertha disfrute como una enana… Me encanta que a ambos le gusten los títeres y lo relacionado a las artes escénicas. Contemos que disfrazarse es parte de este juego también, eh!. De ahí el post: 10 razones para disfrazarse todo el año que tiene mucho que ver con lo que cuento hoy aquí.

Si es que el teatro a modo de juego para el niño es una experiencia enriquecedora. Ya sea actor o espectador, el niño recoge el acto teatral y lo lleva a su terreno, a su estado de desarrollo y necesidad interna; lo re-interpreta y lo hace propio, lo vive y siente como necesita vivirlo en ese momento. El teatro les divierte pero también explota cualidades que como madre me parecen fundamentales para su desarrollo:

  • Sensibilidad estética. Los disfraces, la escenografía, la voz, la música… todo está impregnada de una estética que poco a poco irá descubriendo o le irá calando en su interior.
  • Reflexión. Como hemos dicho, la historia se la hacen propia y ésto le lleva a analizar lo que sucede y a generar su propia opinión de lo que ve, a pensar en su propia realidad y conocer otras realidades.
  • Capacidad de emocionar. Toda historia genera una sensación y una empatía; una manera de experimentar sentimientos, fundamental para entendernos y entender a los otros.
  • Facilidad de expresión tanto verbal como no verbal. El jugar a «ser otro» permite abrirse a los demás, liberar la timidez aunque sea durante ese tiempo y explorar otros límites; a la vez de la agilidad necesaria para recordar, narrar e improvisar.
  • Atención. La inmersión en la función favorece y ejercita su concentración.

¿Recuerdas la última función que hicisteis o visteis juntos? ¿Recuerdas las caras de tus hijos? Yo sí, y estoy segura que a ti también te emocionó.

Quizás te interese:

Comparte esta entrada:

Compartir en whatsapp
Compartir en telegram
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies